Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERRORISMO CONTRA H. B.

La sesión constitutiva de las Cortes Generales estuvo dominada por la impresión del atentado

El atentado sufrido por dos diputados electos de Herri Batasuna (HB) en la noche del lunes pesó como una losa sobre las sesiones constitutivas del Congreso y del Senado, en las que se guardó un minuto de silencio por la muerte de Josu Muguruza y se condenó la violencia contra dos representantes de la soberanía popular, según expresaron los presidentes del Congreso y del Senado, Félix Pons y Juan José Laborda, respectivamente, nada más resultar elegidos con los votos de los socialistas, del PNV, de Eusko Alkartasuna y de Euskadiko Ezkerra.

El presidente del Gobierno en funciones, Felipe González, recibió durante la larga sesión constitutiva abundante información del ministro del Interior, José Luis Corcuera. La cuarta legislatura nació ayer "bajo el signo del dolor", según palabras de Félix Pons.Aunque la sesión cosntitutiva de las Cámaras estaba prevista para las 10 de la mañana, poco después de las nueve la mayoría de los parlamentarios electos formaban ya nutridos corrillos. Sobre la gravedad de los hechos y las consecuencias de éstos discurrían las conversaciones además de destacar el cambio de la situación en horas, ya que el día anterior se pensaba que la atención de la sesión constitutiva de Cortes estaría en la coletilla que añadieran los parlamentarios electos de Herri Batasuna en el momento de acatar la Constitución.

La Mesa de Edad del Congreso, compuesta por el socialista Máximo Rodríguez, diputado de mayor edad, asistido por los más jóvenes que actuaron de secretarios, José Luis Rodríguez Zapatero y Carmen Pereira, se constituyó a las 10 en punto, cuando todos los diputados ocupaban sus escaños así como el Gobierno en funciones. El veterano socialista Máximo Rodríguez, ostensiblemente afectado, afirmó que si la constitución de las Cámaras es siempre "un acto lleno de emoción", las circunstancias actuales, "en las que un diputado ha sido asesinado y otro está herido, hacen que este acto adquiera una especial dimensión". Dicho eso, pidió a los presentes que en pie guardaran un minuto de silencio.

Después comenzó la lectura de los nombres de los diputados electos, con la siguiente advertencia de Máximo Rodríguez: "Se omite el nombre de don Jesús Muguruza porque, como saben, ha fallecido".

Las previsiones sobre la composición de la Mesa se cumplieron inexorablemente en virtud de los pactos entre los distintos grupos, con la inesperada novedad de que el PSOE gozó de una amplia mayoría absoluta ante la ausencia de los diputados de Herri Batasuna, por lo que en el Congreso los votantes fueron 345. Félix Pons resultó elegido presidente con 184 votos, ya que a los votos socialistas se unieron los del PNV, Euskadiko Ezkerra y Eusko Alkartasuna. La vicepresidencia primera recayó en Juan Muñoz (PSOE), la segunda en Federico Trillo (PP), la tercera en Joan Marcet (PSOE) y la cuarta en Josep María Trías de Bes (Minoría Catalana). Ramón Vargas Machuca (PSOE) ocupa la secretaría primera; Juan Carlos Aparicio (PP), la segunda; María Dolores Pelayo (PSOE) la tercera, y José Luis Núñez (Izquierda Unida), la cuarta.

El presidente del Congreso Félix Pons, clausuró la sesión constitutiva de Cortes proclamando que "al contrario de lo que pueda parecer" ayer fue "un día de palabras". "Más que nunca es día de afirmar la superioridad de esta suprema expresión de la civilización, ligada a la esencia misma del Parlamento, frente a quienes han querido alterar con la violencia la normalidad del funcionamiento constitucional".

Felipe González, Alfonso Guerra y José Luis Corcuera no se permitieron ayer ni un atisbo de sonrisa, como tampoco el resto de los miembros electos de esta legislatura. Corcuera entraba y salía de forma intermitente del hemiciclo y se dirigía a Felipe González y Alfonso Guerra para mantenerlos informados mediante breves pero numerosos encuentros. Asimismo, la ministra portavoz, Rosa Conde, pasaba regularmente a González despachos mecanografiados.

Comunicado de condena

La mesa de edad del Senado, presidida por el socialista Ramón Rubial, antes de procederse a la elección de la presidencia, las vicepresidencias y las secretarías, redactó un comunicado de condena de la violencia "que vienen ejerciendo los que desean acabar con la vida democrática del país" y solicitó un minuto de silencio que fue secundado por unanimidad en memoria de Josu Muguruza, con todos los miembros de la Cámara alta puestos en pie, informa Luis R. Aizpeolea.

El socialista Juan José Laborda fue elegido presidente del Senado por 144 votos a favor, procedentes del PSOE, PNV y CiU,, mientras el Partido Popular votó en blanco. La contrapartida para el PNV es la formación de grupo parlamentario propio, con el, préstamo de dos senadores del PSOE y uno de CiU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 1989

Más información

  • La cuarta legislatura nace "bajo el signo del dolor" afirma Félix Pons