Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal sueco que liberó al sospechoso de asesinar a Palme justifica su decisión

El Tribunal de Segunda Instancia que entiende en el caso Palme hizo pública ayer la fundamentación por la que decidió liberar a Christer Pettersson de la acusación de haber asesinado al ex primer ministro. Unánimemente, el tribunal, integrado por cuatro jueces y tres jurados, considera que no hay pruebas suficientes para condenar a Pettersson. Analiza fundamentalmente el testimonio de Lisbeth Palme, que reiteradamente señaló al acusado como el hombre que se encontraba en el lugar del crimen cuando éste se produjo, y comprueba diversas debilidades en dicho testimonio; entre otras, un período muy breve de observación, ya que el asesino desapareció rápidamente del lugar; la deficiente visibilidad, y el estado emocional de la testigo, que pudo influir en la validez de su observación.

El tribunal alude también a la falta de pruebas técnicas, como el que no se haya encontrado el arma con que se hicieron los disparos, y la ausencia de razones por parte del acusado para matar a Palme.

Un portavoz del grupo policial que ha llevado adelante las investigaciones en el caso manifestó que la aceptación de la decisión del tribunal no significa que el grupo considere inocente al acusado, y que, por tanto, continuará la búsqueda de pruebas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1989