Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El deterioro del déficit comercial norteamericano influye negativamente en el comportamiento de Wall Street

El déficit comercial norteamericano aumentó en un 31% durante agosto, al alcanzar un total de 10.770 millones de dólares (unos 1,3 billones de pesetas), el más alto registrado desde el pasado diciembre, según anunció ayer el Departamento de Comercio de Estados Unidos. El incremento del déficit comercial, calificado por la Casa Blanca de "aumento no precisamente bienvenido", produjo una baja de 60 puntos en los primeros momentos de contratación en Wall Street y provocó una caída del dólar frente al marco y al yen.El día no fue precisamente bueno para Washington desde el punto de vista de los indicadores económicos. El Departamento de Comercio también revisó al alza el déficit comercial de julio desde 7.580 millones a 8.240, lo que confirma un empeoramiento en la situación del comercio exterior de Estados Unidos y, por su parte, la Reserva Federal anunció que la producción industrial había caído 0,1 puntos en septiembre, la primera baja desde febrero.

Mercado a la baja

El anuncio del Departamento de Comercio hizo que las acciones en la Bolsa de Nueva York, que ayer recuperó la mitad de las pérdidas sufridas durante el pánico del pasado viernes, llegara a bajar 60 puntos una hora después de haberse iniciado la contratación. Al cierre de la sesión bursátil, el índice Dow Jones se recuperó y la baja del día se redujo a sólo 18,65 puntos después del nerviosismo de los momentos iniciales. El volúmen de contratación fue de 225 millones de acciones, frente a los 416 millones del día anterior.

El portavoz de la Casa Blanca, Marlin Fiztwater, se lamentó de la cifra excesivamente alta registrada por el déficit comercial y expresó su esperanza de que se tratara sólo de un fenómeno pasajero. "Esperamos que se trate de una situación momentánea, que mejore el próximo mes," dijo. Sin embargo, las cifras, según han manifestado analistas financieros, desmienten la curva descendente que en los últimos meses había seguido la balanza comercial y ponen en evidencia que el déficit comercial sigue constituyendo un problema para Estados Unidos.

Como consecuencia del anuncio oficial, el dólar perdió dos pfennings con relación al marco alemán y sufrió una baja también con relación a la moneda japonesa. El aumento del déficit comercial incrementará las presiones cerca de las autoridades monetarias norteamericanas para que fijen una nueva paridad de la moneda verde, que muchos consideran sobrevaluada. Al mismo tiempo, un dólar más barato contribuiría igualmente a reducir el déficit de la balanza comercial al impulsar las exportaciones.

El pasado año, el déficit se redujo en un 22% hasta situarse en 118.000 millones de dólares, mientras este año se espera que cierre con unos números rojos de 109.000. Las importaciones durante agosto, principalmente de equipo industrial, se dispararon en agosto hasta alcanzar la cifra de 41.000 millones de dólares y las exportaciones aumentaron en 30.000 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de octubre de 1989