La Policía Municipal 'tomó' la plaza de Santa Ana e impidió la instalación del mercadillo de artesanos

La Policía Municipal tuvo que recurrir a una sección de la Reserva General del Cuerpo Nacional de Policía (antidisturbios) para poner fin a los enfrentamientos que, desde una hora y media antes, mantenían con los artesanos de la plaza de Santa Ana. Unos 50 agentes locales tomaron la zona desde primera hora de la tarde para impedir la instalación del mercadillo. En la plaza se produjeron escenas de violencia desde que varios miembros del colectivo intentaran colocar sus tenderetes en presencia de un notario. Dos agentes heridos leves y una persona detenida fue el balance del incidente.

Cerca de medio centenar de agentes municipales de la Unidad de Protección Ciudadana y de la Junta del Distrito de Centro tomaron los alrededores de la plaza desde primeras horas de la tarde. Los policías, que llevaban dos perros, realizaron controles selectivos en las cal es adyacentes para evitar que los artesanos pudieran llegar a la zona con sus tenderetes.Sobre las seis de la tarde, un hombre que portaba las patas de una mesa pretendió acceder a la zona, acompañado del abogado Manuel Valero. Unos 150 artesanos se congregaron en apoyo de su compañero, pero la Policía Municipal les prohibió el paso, lo que originó cierta tensión.

Una hora después, llegó el notario de guardia requerido por los artesanos para que diera fe de lo que sucedía. Cuatro personas, arropadas por unos 150 compañeros, lograron llegar al centro de la plaza y desplegar varias mesas. Los agentes municipales, sin embargo, disolvieron de forma contundente a los congregados, llegando a utilizar sus porras de goma. El concejal de Seguridad, Fernando Bocanegra, aseguró que este incidente fue solamente "un conato de agresión".

Eduardo de la Torre, portavoz de los afectados, se quejó de la intervención de la policía "porque actuó sin previo aviso y sin pedir ningún documento". El notario, según testigos presenciales, comentó: "Esto no es para levantar un acta, esto es una manifestación". A continuación se retiró. Los artesanos se quedaron sin este documento para llevar adelante su estrategia legal contra el Ayuntamiento.

Desde este momento se reprodujeron las escaramuzas. Los artesanos no renunciaron a su pretensión de instalar las mesas de venta, lo que produjo una nueva respuesta de la Policía Municipal. A las 20.15 la tensión contenida estalló. Tras derribar un puesto de forma contundente, un grupo de artesanos lanzó objetos contra los agentes y los coches patrulla. Los policías, que volvieron a utilizar sus porras, requirieron la ayuda de los antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía. En la refriega una persona fue detenida y dos agentes locales resultaron heridos. Tras la llegada de los refuerzos, a las 8.30, los artesanos se retiraron.

Fernando Bocanegra declaró: "Cosas así demuestran la poca voluntad de diálogo que tienen. Es increíble que actúen así, cuando el Ayuntamiento ha tratado de arreglar su situación que era totalmente ilegal". Los artesanos, por su parte, calificaron la intervención policial de "fascista y represiva".

En Santa Ana trabajan en la actualidad unos 140 artesanos, según el último censo, realizado durante la pasada primavera. A ellos se han unido otras personas que venden desde tejidos hasta objetos de la India.

Autorización municipal

Carmen Varela, portavoz de los artesanos, cree que a ella y a sus compañeros les asiste el derecho a montar el mercadillo. Tienen en su poder una autorización firmada el 1 de junio de 1982 por Francisco Herrera, ex concejal de Centro. Varela, que actúa como portavoz de la asociación desde la dimisión de su presidente, José Cayetano, aseguró que ni ella ni sus compañeros quieren emplear la violencia para defender sus posturas. "Toda esta movida obedece a unos intereses muy oscuros.El Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid difundió una nota en la que manifiesta su "más enérgica repulsa y condena por la actitud del concejal Ángel Matanzo" y apoya al polémico mercadillo, "actividad cultural que fue inaugurada en su día por Enrique Tierno Galván".

Fernando Bocanegra manifestó que "entre los artesanos hay tres facciones y no se ponen de acuerdo entre ellos".

Bocanegra añadió que "es necesario hacer un censo actualizado de todos los artesanos que hay en la plaza de Santa Ana, porque unos lo son y otros no lo son". Por su parte, Ángel Matanzo, presidente de la Junta Municipal de Centro, ha indicado que en la zona hay también traficantes de droga y vendedores de objetos robados . Los artesanos rechazaron la oferta municipal para instalar el mercadillo, provisionalmente, los sábados por la mañana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS