Militares españoles verificarán los acuerdos de paz en Centroamérica antes de final de año

MIGUEL GONZÁLEZ ENVIADO ESPECIALLa misión de las Naciones Unidas encargada de verificar el cumplimiento de los acuerdos de paz en Centroamérica, en la que participarán medio centenar de militares españoles, se pondrá en marcha a finales de noviembre o principios de diciembre, si se cumple el calendario previsto, según fuentes diplomáticas de nuestro país. El ministro de Defensa, Narcís Serra, inició ayer un viaje relámpago a Angola y Namibia, las dos naciones del África austral en las que fuerzas españolas participan por vez primera en misiones de paz de la ONU.

La misión de reconocimiento enviada por la ONU a Centroamérica entregó el pasado viernes al secretario general de dicho organismo, Javier Pérez de Cuéllar, el informe sobre los meldios con que debe contar el futuro grupo de verificación. En un plazo de 15 días, según estiman medios del Ministerio de Asuntos Exteriores, Pérez de Cuéllar remitirá este estudio, con las correcciones que estime oportunas, al Consejo de Seguridad y a la Asamblea General de las Naciones Unidas para su aprobación.A finales del mes próximo o principios de diciembre, siempre que no se produzcan interferencias políticas de EE UU, los primeros miembros del contingente empezarán a ocupar sus destinos en la región. El grupo, denominado Onuca, estará integrado por unos 300 militares, aportados a ,partes iguales por seis países, según cálculos de Madrid. Se conoce la identidad de tres de estos países (España, Canadá y Venezuela) y se desconoce la de los restantes, aunque se descarta la República Federal de Alemania, porque su constitución le prohíbe enviar tropas al extranjero.

Fuentes próximas al Ministerio de Defensa descartan la posibilidad de que España aporte más de medio centenar de militares por los problemas que plantea la selección de un número tan elevado de personas idóneas para la misión. Los militares españoles serán en su mayor parte oficiales del Ejército de Tierra, que se responsabilizarán de controlar que no se violen las fronteras y el cese de la ayuda a grupos armados irregulares. El escaso conocimiento del inglés entre los miembros de las Fuerzas Armadas españolas, la dureza de las condiciones en que se realizará la misión, que tendrá una duración de seis meses prorrogables, y la necesidad de que los elegidos tengan ciertas dotes diplomáticas dificultan en gran medida la selección. "No son Rambos lo que necesitamos", afirman gráficamente las fuentes consultadas.El Gobierno español podría aportar también interventores a un segundo grupo, creado por la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA), para controlar la pureza de las elecciones nicaragüenses del próximo febrero.

Barcos y aviones

El ministro de Defensa, Narcís Serra, se entrevistó ayer con el presidente angoleño, José Eduardo dos Santos, a quien entregó una carta de Felipe González en la que éste expresa su apoyo y desea éxito a las conversaciones iniciadas entre el oficialista Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) y la guerrilla de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA). Las perspectivas de paz abiertas por la cumbre de Gbadolite (Zaire) antes del verano, se han visto frustradas por la ruptura, las hostilidades y la agudización del conflicto civil. Expertos españoles en la zona conflian, sin embargo, en que antes de fin de año se logre un solución definitiva. Serra destacó que España ha realizado las gestiones que se comprometió a llevar a cabo durante la visita de guerra a Angola, el pasado julio.

Serra se reunió también con el ministro angoleño de Defensa, Pedro María Tonha, Pedale, con el que acordó "explorar la forma de incrementar la cooperación", en el área de su competencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de octubre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50