Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El Benabéu y el tocino

Soy un socio del Real Madrid y esta carta no es más que la respuesta a otra publicada el pasado 21 de septiembre por la presidenta de una asociación de vecinos próxima al Bernabéu.

1. La altura del Santiago Bernabéu tras la remodelación no superará apenas la del actual tercer anfiteatro de lateral, o lo que es lo mismo, la altura de los edificios de la colindante calle de Rafael Salgado.

2. Según esta señora, las nervaduras de sujección de la nueva obra ocuparán dos kilómetros cuadrados, esto es, unas 67 veces la superficie actual de la totalidad del estadio. A buen seguro esta señora (que debe ignorar que 1.000 metros cuadrados no son un kilómetro cuadrado) querrá decir 2.000 metros cuadrados, lo que nos da una superficie ocupada por cada pilar equivalente a la de un cuadrado de 5,3 metros de lado (ni para un bunker, vamos).

3. Es una nimiedad hacer referencia al uso de las instalaciones de la famosa esquina cuando llevan muchos años infrautilizadas.

4. Esta desinformada señora no debe saber que el Real Madrid ha proyectado la construcción de 611 plazas de aparcamiento en la esquina. Cuando esta mujer culpa al club de los problemas de aparcamiento, de tráfico y de basuras, equivoca el punto de mira: debe dirigirse al Ayuntamiento, que es el único responsable.

5. En cuanto al "...muro de Berlín (el estadio remodelado) que impedirá la ventilación de humos y aumentará el rebote de ruidos, repercutiendo en la-degradación medioambiental del Madrid que en 1992 será capital cultural de Europa...", no sé si tomarlo como una broma o creer que esta mujer confunde el tocino con la velocidad.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de octubre de 1989