Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo ordena la expulsión de un implicado en el 'robo del siglo'

El Tribunal Supremo considera que Frederick Gerald Foreman, residente en la Costa del Sol, implicado por las autoridades británicas en el robo de la empresa Security Express de Londres en 1983 y sospechoso de participar el mismo año en el robo del siglo (6.000 millones de pesetas), contra las cajas de seguridad del aeropuerto londinense de Heathrow, debe ser expulsado del país para no perjudicar las relaciones de España con el Reino Unido.

En una sentencia de la Sala Quinta del alto tribunal por la que se revoca otra anterior de la Audiencia Nacional, el Supremo acuerda la expulsión del país de Foreman, con prohibición de entrada durante tres años.En noviembre de 1985 la Comisaría General de Documentación denegó la regularización de la situación legal de Foreman en España. En diciembre de ese mismo año la Dirección de la Seguridad del Estado acordó su expulsión del país. El delincuente británico apeló esta decisión, y la Audiencia Nacional la anuló finalmente por considerarla contraria a derecho. En su sentencia, la Audiencia señaló que Foreman tenía derecho a que se regularizara su situación en España.

Esta sentencia fue recurrida por el Estado ante el Supremo, que en los fundamentos de derecho expone que está acreditado que Foreman fue condenado por los tribunales británicos por un delito de homicidio, en calidad de encubridor, y que figura en los archivos policiales de ese país como sospechoso de estar relacionado con los robos a la central de la empresa Security Express y a la empresa Brinks Mat Eld en el aeropuerto de Londres. Asimismo señala que tiene autos pendientes en relación con la obtención de pasaportes falsos.

Para el Tribunal Supremo, "las relaciones de cooperación y auxilio internacional entre las actividades policiales españolas y británicas se verían dificultadas si la de nuestro país facilitara la estancia en España de personas implicadas en hechos como los reseñados".

El fallo del Tribunal Supremo, que revoca la sentencia de la Audiencia Nacional, se entiende en Málaga como un respaldo de la lucha que mantiene la policía para expulsar del país a los delincuentes británicos, muchos de ellos residentes habituales en su costa, donde supuestamente blanquean el dinero conseguido en sus botines. El último caso de intento de expulsión de uno de los implicados en el robo de Security Express, Ronald John Knight, fracasó tras la intervención de un luz2ado malagueño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de julio de 1989

Más información

  • Foreman había sido amparado por la Audiencia Nacional