Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Incertidumbre y recortes

Los inversores se mantuvieron durante toda la sesión de ayer a la espera de las medidas correctoras que debían aprobarse esa misma mañana, lo que continuó provocando la salida de papel, más por la incertidumbre que por el alcance que pudieran tener.La búsqueda de liquidez por la presión del entorno viene a sumarse así a la que surge de la situación del propio mercado, en el que la mayoría de los participantes están preocupados por su futuro inmediato y muy poco dispuestos a interesarse por una bolsa excesivamente indecisa.

El nivel del negocio ha vuelto a descender, en lo que se refiere a los corros, aunque parece que el nivel de los 7.000 millones de pesetas efectivas va a ser difícil de sobrepasar. Una vez superado el impacto de la subida del precio del dinero, se han vuelto a producir algunos tanteos que han encontrado en la falta de papel un aliado importante. Los precios lograron mantenerse sin demasiados problemas, salvo en aquellas ocasiones en las que el valor en cuestión va a cambiar de situación, como ha sucedido con los dos llamados a engrosar el mercado continuo el próximo lunes.

Los valores bancarios presionaron al índice con una nueva serie de bajas que demuestran que el papel no encuentra argumentos para mantenerse al margen de esta situación, al menos en este grupo. Tampoco los valores que cotizan en Wall Street -con la excepción de Repsol- consiguieron reunir en sus corros el dinero suficiente como para evitar nuevos recortes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS