Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obiang, candidato único, revalidará hoy en las urnas su liderazgo en Guinea

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, 10 años después del golpe de Estado militar con el que derrocó al sangriento dictador Francisco Macías Nguema, su tío, confirmará hoy su liderazgo en la ex colonia española en unas elecciones en las que tan sólo él es candidato a la presidencia, como líder del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, único partido legal. Las autoridades han ordenado el cierre de fronteras y prohibido la venta y consumo de bebidas alcohólicas durante 48 horas.

La ley electoral del pasado año sólo permite la actuación de un único partido, el de Obiang. Esta situación, según el presidente, es una "circunstancia temporal" hasta que "el pueblo se sienta maduro y crea que la evolución natural puede permitir la creación de otro partido". Estas exigencias vienen recogidas en el texto de la ley de partidos políticos elaborada el pasado año.El Partido del Progreso (PP), una de las formaciones opositoras en el exilio, encabezada por Severo Moto y con base en Madrid, intentó el pasado año presionar sobre Obiang para forzarle a superar esta "incidencia temporal" y permitir la coexistencia de varios partidos.

En este marco, Moto recibió el apoyo de la Internacional Democristiana, a la que se halla adscrita su partido, para realizar la operación Retorno en Libertad, que debía consistir en el regreso de representantes del grupo, y de todo partido ecuatoguineano que deseara sumarse, con el respaldo de un paraguas integrado por eurodiputados y políticos españoles.

Detenciones y condenas

Junto a Moto, voló a Guinea el secretario general del PP, José Luis Jones. La operación fue un fracaso por la retirada del apoyo económico a los opositores por sus afines ideológicos. Paralelamente, las autoridades guineanas impidieron la salida de Jones del país, quien se vio obligado a permanecer en un hotel y a resignarse, ante el vacío financiero de sus aliados y de la Internacional Democratacristiana, a que su cuenta en dicho establecimiento aumentara alarmantemente.Esta deuda y el supuesto descubrimiento de una conjura contra la vida de Obiang desencadenaron la detención de Jones y una redada entre los simpatizantes del PP y otros sectores opositores a lo largo del mes de agosto, que culminaron en un juicio sumario en el que se dictaron tres sentencias de muerte que, ante la inminencia de una gira del presidente por Europa, fueron conmutadas.

Las penosas peripecias del PP han tenido, sin embargo, algunos efectos positivos, como son el de impulsar un acuerdo entre los varios grupos políticos en que se halla fragmentado el exilio guineano, y que fue bautizado como el pacto de Madrid.

Este acuerdo que, además de estar integrado por el PP, Unión Eriana, Mulifuge, Frelige y ANRD, cuenta con el apoyo de varias organizaciones de ayuda no gubernamentales y grupos políticos españoles.

Todo el abanico opositor pidió a Obiang, con motivo de su visita a Madrid el pasado enero, la celebración de un encuentro con el fin de resolver por la vía del diálogo el conflicto.

El presidente ecuatoguineano se mostró satisfecho por las felicitaciones recibidas por el presidente del Gobierno español, Felipe González, "por su contribución a la democracia" en su país y liberó a Jones.

Los problemas económicos de la oposición ecuatoguineana han estrangulado toda posibilidad de un nuevo intento de viaje a Malabo de sus dirigentes, coincidiendo con las elecciones de hoy. Han tenido que contentarse con una denuncia en Madrid de la ilegitimidad de los comicios que estiman carecen de garantías democráticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de junio de 1989

Más información

  • Las autoridades establecen la 'ley seca' y el cierre de fronteras durante 48 horas