_
_
_
_
FERIA DE SAN ISIDRO

Joselito torea, en contra de la opinión de su apoderado

El diestro madrileño reaparece hoy en Las Ventas

El diestro madrileño Joselito, que no se encuentra totalmente recuperado de la cornada que recibió en Aguascalientes (México), reaparece en la corrida de esta tarde, pese a la opinión en contra de su apoderado, Enrique Martín Arranz. Joselito, 20 años; Fernando Cepeda, 24 años, y Juan Mora, 25, forman el cartel más joven del abono. Los toros son de la ganadería de Torrealta. Con esta terna de espadas, también considerados de corte artístico, la feria alcanza su festejo número 12 y llega a su ecuador.

Más información
El Rey, en los toros
El final y el comienzo en varios momentos

Martín Arranz confirmaba ayer, al término de la corrida, en el patio de arrastre de Las Ventas que no había logrado convencer a Joselito de esperar a su siguiente actuación en la feria, el día 29 "Esta mañana ha matado dos toros a puerta cerrada, se ha visto muy bien y, con lo cabezota que es, ya ha sido absolutamente imposible disuadirle".El apoderado considera que la herida puede producir todavía molestias al torero y que éste no está al ciento por ciento. "Es muy joven y no se da cuenta de la enorme responsabilidad que asume en esta feria", agregaba, "y de que hay muchos intereses esperando que fracase. En cualquier caso, ya no hay que darle vueltas, sino desearle suerte".

Cepeda sí se encuentra al máximo y promete olvidarse de la apatía que a veces le embarga: "Es que por mi forma de ser y las características de mi estilo, en ocasiones me vengo abajo y no doy la talla". Pone un ejemplo: "Cuando veo que la faena clásica, que es la que a mí me gusta, no es posible, o que se tuercen las cosas, me desanimo. Pero eso nunca me ha sucedido ni me va a suceder en Madrid, que me motiva de manera muy especial".

Explica esa especial predisposición en Madrid a que la proyección de su carrera se debe a los triunfos que ha alcanzado en Las Ventas y a la repercusión posterior de los mismos. Por la misma razón piropea a los aficionados de la Monumental: "Se entregan en cuanto aprecian un mínimo detalle de calidad, lo que refuerza la moral del torero, que ha de corresponder desde la arena".

Da un pronóstico positivo sobre el resultado de la corrida y lo argumenta también en que a la teórica calidad de las reses, se une una buena terna de matadores. "Mis compañeros esta tarde y yo intentamos realizar el toreo bonito, de clase", finaliza, "y estamos llamados a renovar el escalafón, pero para ello debemos justificarnos plenamente en Madrid y olvidarnos, sobre todo yo, de indolencias".

Juan Mora parece haberse puesto de acuerdo con Cepeda, ya que sus palabras van en perfecta sintonía con el andaluz cuando aborda el tema de la juventud de los componentes del cartel. "Se podrá discutir si el de hoy es o no el cartel más atractivo de la feria", afirma, "pero de lo que no cabe duda es de que se trata de una terna muy prometedora de todos. Desde luego a mí me encanta actuar junto a ellos".

No estima que fracasara en la feria del año 1988, pero acepta que su labor no pasó de discreta, aunque, eso sí, con algunos detalles de arte, ¿no?", pregunta. Echa la culpa de no alcanzar su mejor toreo a que le traicionaron los nervios y le pudo la responsabilidad. Ahora promete que no va a dejar pasar la ocasión.

Por último, Mora quiere pedir perdón una vez más a los aficionados madrileños, a los que tildó de tontos al término de la segunda de sus actuaciones de 1988. "Ya me disculpé días después, pero no me importa nada repetirlo una vez más".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_