_
_
_
_
Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

De Mille y Lubitsch, la vigencia de los primitivos

LLega esta sobremesa uno de los más carismáticos y gloriosos fastos de Cecil B. de Mille, Sansón y Dafila, largo tiempo ausente de nuestros ojos. Sansón y Dalila procura esa magia especial, ese duende que el cine tenía antes y que tanto poseía De Mille, un primitivo cuyo cine permanece vigente. No sólo hace falta comprobar la práctica desaparición del cine bíblico de la producción actual -y la relativa decepción de sus excepciones: ahí está aquel Rey David, de Richard Geresino que un remake reciente y televisivo de Sansón y Dalila -donde, curiosamente, un ve terano Víctor Mature encarna ba al padre de Sansón- demostró que, por mucho adelanto técnico que hoy posea la máquina de registrar cosas, el tiempo evaporó la inspiración.Inspirada es, en efecto, la película de De Mille; inspirada, pura y febril, un encantador espectáculo de acción, tan encantador como Hedy Lamarr. Escenas memorables como la de Sansón luchando contra todo un ejército y aplastando craneos con una quijada de mamífero, o la destrucción del templo, un prodigio de decorado y colosalismo kitsch.

Sansón y Dalila se emite a las 16

05; El príncipe estudiante, a las 00.35; Su milagro de amor, a las 4.10; y La caída de Italia, a las 7. 10, todas por TVE-1.

Y como kitsch rima con Lubitsch, venga un estupendo Lubitsch mudo esta madrugada: El príncipe estudiante, una entretenida opereta de Dorothy Donnelly y Sigmund Romberg, romántica historieta de amor entre el heredero de una corona y la hija de un humilde mesonero. Norma Shearer y Ramón Novarro dan una dulzura camp a la película, que exhibe continuos toques Lubitsch, sus proverbiales elipsis y maliciosas sugerencias.

Completan el menú Su milagro de amor, entre el drama social y el romanticismo desaforado; y La caída de Italia, filme yugoslavo sobre el pánico que provocó el derrocamiento de Mussolini en pequeña localidad de Dalmacia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_