Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lynette Hirschman: "El diálogo 'humano' con el ordenador tardará todavía l0 años"

JOSÉ F. BEAUMONT, El final de la carrera científica por conseguir que los ordenadores puedan reconocer y responder -interactuar, en definitiva- con el ser humano en lenguaje natural se ha retrasado más de lo previsto inicialmente. Así lo reconoce Lynette Hirschman, profesora de informática en la universidad de Pensilvania y directora del grupo de investigación en comprensión del lenguaje de Unisys en Paoli (EE UU). Sin embargo, esta experta en inteligencia artificial, que acaba de realizar una visita a España, se siente moderadamente pesimista y dice que se tardará todavía 10 años en descubrir las claves que hagan posible ese diálogo humano con el ordenador.

"En los años cincuenta se pensé que para los sesenta se conseguirían sistemas de traducción por ordenador. Estamos en 1989 y todavía no lo hemos alcanzado, aunque sí disponemos de traducciones asistidas por ordenador", señala.Dentro de este ejercicio de realismo, Lynette Hirschman, nacida en Huntington (West Virginia) en 1945, dice que se han conseguido, no obstante, grandes avances. "En un plazo de cinco años se habrán comercializado ordenadores capaces de comprender parte del habla espontánea y continua, que podrán reconocer hasta 5.000 palabras en un mismo idioma, sea cual sea el interlocutor".

"Estas máquinas", añade, "que ya no necesitarán teclados, podrán comportarse como una secretaria para escribir cartas dictadas, planificar un viaje, encargar o cambiar billetes de tren, avión, reservas de hotel...".

Los investigadores en inteligencia artificial aplicada al reconocimiento del lenguaje natural combinan la lingúística, la fonética y la ingeniería electrónica con la informática para intentar destruir las barreras que existen entre el lenguaje humano y la capacidad de entendimiento y comportamiento de la máquina.

"Para ello", dice Wlrschman, "necesitamos en primer lugar ordenadores mucho más potentes que los actuales, y en segundo lugar, es necesario describir al detalle cómo funciona el lenguaje humano para poder comunicarlo al ordenador y que él lo utilice".

"Ya existen máquinas que trabajan con un reconocimiento de 20.000 palabras, pero no son capaces de relacionarlas entre sí. El auténtico reto consiste en que el ordenador sea capaz de entender los problemas de gramática, de sintaxis y, sobre todo, de situar en su contexto el lenguaje humano

En este sentido, añade la experta norteamericana, "hemos progresado mucho en los niveles semánticos, sobre todo en los significados concretos de las palabras e incluso de las frases; pero sabemos mucho menos sobre la forma en que una máquina puede elaborar el contexto en el que se produce el acto del lenguaje natural".

Los últimos trabajos de Lynette Hirschman en el Centro de Investigación de Paoli se relacionan con la programación lógica del lenguaje natural. Para ello utilizan unos equipos muy potentes.

Multiproceso

"Con 12 multiprocesadores funcionando al mismo tiempo podemos aumentar la velocidad de proceso de la palabra hablada en unas 10 veces, pero todavía necesitamos un aumento de 1.000 veces la velocidad para que la palabra se procese en tiempo real. Afinando mucho podemos mejorar la capacidad tanto del equipo tecnológico como de los programas y aumentar la velocidad entre cinco y 20 veces, pero el resto de velocidad lo tendremos que ganar poniendo a trabajar otros 50 o 100 procesadores".

Otro de los campos en los que comienza a aplicarse la inteligencia artificial con éxito es la robótica. "Y en algunos proyectos que ya han dado muy buenos frutos la robótica y el reconocimiento de la voz van muy unidas", explica la profesora Hirschman, aunque la labor de ésta se centra en técnicas de programación lógica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 1989

Más información

  • Experta norteamericana en inteligencia artificial aplicada al reconocimiento de la voz