Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comisiones Obreras y UGT critican la ineficacia de la política monetaria para controlar los precios

EL PAÍS, Los dos sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras y UGT, han coincido en criticar la política monetaria seguida por el Gobierno para controlar los precios. Ambos aseguran que la inflación no está provocada por presiones salariales y han censurado el mantenimiento de subida de salarios dentro de la empresa pública en sólo un 3%, cuando la inflación supera al doble de esta previsión, al situarse en el 6,1 % interanual.

Para el sindicato socialista, "las políticas monetarias llevadas a cabo de manera decidida por el Gobierno para controlar los precios han demostrado ser completamente ineficaces, ya que, mientras no han conseguido su objetivo, sí tienen consecuencias negativas sobre el crecimiento económico y, por tanto, sobre el empleo, favoreciendo únicamente el escandaloso incremento de los beneficios de la banca".

En opinión de Comisiones Obreras, la evolución de la tasa de inflación "refleja el fracaso de la política monetarista seguida por el Gobierno, dirigida a la atracción de la inversión extranjera y al aumento de los beneficios empresariales".

Los dos sindicatos mayoritarios han censurado asimismo el mantenimiento del 3% de aumento salarial para todas las rentas que dependen de los Presupuestos Generales del Estado. Según un portavoz de UGT, "el absurdo tope del 3% es responsable de toda la conflictividad laboral que se está generando estos días". Ésto, aseguran en este sindicato "sólo tiene sentido si lo que se pretende es disminuir el poder adquisitivo de los trabajadores en un momento de bonanza económica".

Comisiones Obreras abunda en esta crítica al afirmar que "el aumento de precios al consumo está suponiendo una redistribución negativa de la renta en contra de los trabajadores, de los pensionistas, los perceptores del salario mínimo y los desempleados".

Beneficios especulativos

El crecimiento de la inflación no está provocado, aseguran en CC OO, por las rentas salariales sino "por los beneficios de carácter especulativo que son fomentados por la política del PSOE". El sindicato socialista critica, por su parte, la ausencia de una política "beligerante contra la inflación" y, en particular, contra su componente estructural sobre el que habría que actuar, por ejemplo, "controlando precios".

La patronal CEOE, por su lado, ha calificado el crecimiento de la inflación como "no satisfactorio". Su portavoz ha señalado que "es una tasa anual de inflación muy por encima de la senda coherente que debemos buscar dentro de la competitividad exigida por el mercado único".

La ausencia de un objetivo de inflación también ha sido criticada por los interlocutores sociales, ya que dificulta la negociación colectiva. Comisiones Obreras es el más tajante al exigir la fijación, por parte del Gobierno, de objetivos de inflación rigurosos y creíbles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de abril de 1989