SEMIFINALES DE LAS COMPETICIONES EUROPEAS

Diferencias entre Arrigo Sacchi y Berlusconi por la lesión de Evani

La inesperada lesión sufrida por Evani en el entrenamiento de ayer del Milán ha abierto de nuevo las conocidas diferencias de criterio entre el técnico Arrigo Sacchi y el presidente Silvio Berlusconi. Sacchi se apresuró a anticipar que el defensa Costacurta sustituirá a Evani, pero Berlusconi se mostró taxativo y dejó entrever que forzará la presencia del delantero Virdis: "En mis empresas y en mi vida personal tengo un lema: que todo mal suele traer posteriormente un bien. Y la baja de Evani es un contratiempo importante, pero así mi equipo podrá actuar con mayor agresividad en ataque".Evani actúa en la media, pegado a la banda izquierda, por delante del lateral Maldini, y la perfecta sociedad que ambos forman en esa parcela del campo es una de la media docena de claves tácticas del Milán. Evani sufrió un esguince en su tobillo izquierdo, y podría tener afectados los ligamentos.

Más información

Berlusconi apareció ayer por Milanello, el impresionante complejo deportivo que ha construido para su equipo a 50 kilómetros de Milán, como en sus mejores entradas triunfales, es decir, en helicóptero. El presidente ha invertido mucho dinero para hacer del Milán el club más poderoso de Europa, exige rendimiento y productividad en idéntica medida, y es consciente de que tras haber perdido la Liga y quedar eliminado en la Copa sólo queda ya la Copa de Europa. La terapia agresiva de Berlusconi es de efectos inmediatos y ayer daba un serio aviso a su plantilla: "Al final habrá que pasar revista".

Posibilidades tácticas

La duda entre Costacurta y Virdis es importante porque modificaría sustancialmente la disposición del Milán sobre el campo. Con el primero, Sacchi sólo cambiaría un peón, pero sin mover su tablero. Con Virdis en punta, el ariete holandés Van Basten se vería mejor acompañado y con mayores posibilidades de éxito frente a la zaga madridista, porque contaría también con el respaldo de su compatriota Gullit en la media punta.

En cualquier caso, Rijkaard, el tercer holandés del Milán, tiene muy claro su pronóstico: "Un gol de Van Basten nos abrirá las puertas de la final de Barcelona". Sacchi opina, por su parte, que el Milán "no va a salir al 0-0". Sobre lo que pueda pasar dice: "Si ganamos, aún no seremos los mejores, y si perdemos tampoco sería una tragedia porque el Madrid lleva más años tras el título". Berlusconi, por su parte, aludió al gol anulado en el Bernabéu: "Espero un árbitro que no nos quite nada, porque hay que recordar que el Milán hizo dos goles en Madrid y sólo se dio validez a uno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 18 de abril de 1989.

Lo más visto en...

Top 50