Un "problema doméstico" impide a Schuster acudir al entrenamiento secreto del Madrid

JOSÉ DAMIÁN GONZÁLEZ, Un "problema doméstico", según la versión oficial de los protagonistas, impidió ayer a Schuster acudir al entrenamiento más importante de la temporada, programado a puerta cerrada en el Bernabéu por el entrenador madridista, Leo Beenhakker, para ensayar los movimientos idóneos contra la zona presionante del Milán. El alemán se lo comunicó al técnico holandés apenas 15 minutos antes del ensayo, aunque luego se con centró con el equipo y afirmó: "Una familia es muy importante, y si te pasa algo en la casa tampoco tiene tanta trascendencia perderse un entrenamiento".

Beenhakker no suele ocultar sus entrenamientos durante la temporada, salvo dos o tres veces significativas en vísperas de algún choque decisivo en la Copa de Europa. Ya lo hizo, entre otros, el año pasado antes de recibir al Nápoles para habituar a los jugadores al silencio del Bernabéu, dado que el partido contra el equipo de Maradona iba a disputarse a puerta cerrada por sanción de la UEFA. Y así lo programó ayer para ensayar los fundamentos contra la zona del Milán, a la vista de que el técnico ha llegado a comentar a sus jugadores en privado, lo siguiente: "Si jugamos en San Siro como lo hicimos en el Bernabéu, no iremos a ningún sitio".Sin embargo, Beenhakker recibió una llamada de Schuster en el vestuario 15 minutos antes del entrenamiento. El alemán le dijo: "Mister, no puedo salir de casa por un asunto particular -al parecer, su chófer inició una discusión con un vecino-. Así que Beenhakker se encerró con sus jugadores a puerta cerrada para aplicar sus teorías antimilán -velocidad de ejecución en los pases largos en vertical y en paralelo, y penetraciones individuales con el balón controlado- Y el técnico añadió:"No vamos a dramatizar lo de Schuster. Él tenía un motivo para no salir de casa".

La plantilla de Michel

Además de Schuster, tampoco pudo participar en el entrenamiento secreto Michel, muy mejorado de su fascitis en la planta del pie izquierdo por las infiltraciones, aunque podrá jugar con una plantilla ortopédica que se colocará en su bota y con la que camina estos días. Míchel, en cualquier caso, estuvo en el entrenamiento ejerciendo de juez de línea. Las únicas novedades fueron que Sanchís suplió la ausencia de Schuster y Llorente ocupó la posición de Michel. Bernd Schuster sí fue el primero en presentarse en el hotel de concentración del Real Madrid, y explicó así su ausencia del entrenamiento: "Una familia es muy importante y si te pasa algo en casa tampoco tiene tanta trascendencia perderse un ensayo. Yo he tenido un problema muy personal, no he podido salir hasta solucionarlo, y ya era tarde para acudir al Bernabéu porque el entrenamiento habría terminado. No tiene mayor importancia. ¿Para qué vamos a hablar más del tema? Ya se lo expliqué al técnico". El alemán concluyó: "LLevo ocho meses aquí y no creo que en este entrenamiento se hayan hecho cosas que no haya visto ya".Schuster se vio envuelto también en otra polémica por unas declaraciones del ex jugador madridista Jorge Valdano -actual técnico de un equipo juvenil y que se encuentra en Milán como enviado especial de la cadena Ser-, realizadas a la prensa italiana y recogidas ayer por el diario As: "Con Schuster el Madrid hará poco camino. El alemán ocupa una posición en el campo por la que el balón tiene que pasar forzosamente por su zona, con la consecuencia de que frena el juego. Si los adversarios le bloquean, el mecanismo del Real se bloquea". Schuster replicó con dureza: "De Valdano no me interesa nada, él puede decir lo que quiera, porque eso también lo ha dicho otra gente.Aunque dudo que si nos vemos se atreviese a decírmelo a la cara. Espero que si estas frases son verdad, el club piense en ello porque Valdano estaría hablando no de Schuster, sino de todo el equipo".

Valdano ratificó ayer a este periódico sus manifestaciones, salvo en lo referente al titular de que con Schuster el Madrid hará poco camino: "Yo expuse mi opinión acerca de las diferencias entre el Madrid anterior a la llegada de Schuster y el actual con el alemán, y en ese análisis comparativo dije que antes existían más salidas y variantes con el balón, mientras que ahora se va por un solo camino. Y esto se lo puedo decir sin ningún problema a Schuster a la cara o por escrito".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de abril de 1989.

Lo más visto en...

Top 50