Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Estilo

El problema consiste en saber si las cosas existieron antes de ser pronunciadas. En principio era el verbo. Según esta teoría, Adán fue un mono estilista que iba creando seres de cualquier clase a su alrededor con sólo nombrarlos por primera vez. En el silencio de la edad cuaternaria comenzó a desarrollarse el oscuro bosque de las palabras, y el soplo de cada una de ellas formó un viejito poderoso que extrajo de la niebla el perfil de las fieras, de los ángeles, de las vasijas, de las monedas, de los hexámetros dormidos. Sirviéndose de la voz como de un hacha, el mono estilista se abrió paso a través de la confusión del Paraíso en busca de una manzana de oro, y en el trayecto fue emitiendo gruñidos de placer que con el tiempo se transformaron en ideas, y éstas habitaron después en el interior de los sonidos para siempre. El Este del Edén no era sino una biblioteca pública donde estaban codificados todos los fonemas posibles: los que hasta entonces se habían pronunciado y los que aún no había. concebido el deseo. Cuando Caín llegó allí pudo leer a la sombra del pórtico la narración de su propio crimen, que alguien había escrito en una tablilla de barro. En aquellos anaqueles se hallaba también grabado con un punzón, entre las últimas novedades, el pensamiento de amor que tú poseerás mañana.El problema consiste en saber si las cosas existieron antes de ser realizadas. En principio era la acción. Según esta teoría, Adán fue un mono que desarrolló el dedo pulgar en forma de tenaza, y esto un día le permitió agarrar un palo por primera vez e iniciar la Historia. El juego de la mano engendró la ley de la causalidad, y ésta alimentó el cerebro hasta engordarlo como un bulbo atroz. En sus galerías secretas se fueron acumulando la experiencia de los actos y los resortes de la voluntad. Acto, materia, sustancia. Ejecutar equivale a matar. Verbo, hálito, viento. Hablar significa expirar o morir. El palo que aquel mono esgrimió se ha convertido en el bastón de mando. En cambio, la palabra que pronunció por primera vez hoy aún carece de significado.

Sobre la firma

Manuel Vicent

Escritor y periodista. Ganador, entre otros, de los premios de novela Alfaguara y Nadal. Como periodista empezó en el diario 'Madrid' y las revistas 'Hermano Lobo' y 'Triunfo'. Se incorporó a EL PAÍS como cronista parlamentario. Desde entonces ha publicado artículos, crónicas de viajes, reportajes y daguerrotipos de diferentes personalidades.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS