MONUMENTAL

El banderillero Pepe Monge sufrió una cogida grave

ÁNGEL CEBRIÁN El segundo novillo de la tarde corneó de gravedad al banderillero Pepe Monge, perteneciente a la cuadrilla del diestro Ángel Lería. El percance llegó tras haber fallado paso y ejecución en dos ocasiones anteriores. Pepe Monge salió prendido por el muslo izquierdo, fue nuevamente desplazado por el astado hacia la boca de riego y el pitonazo le destrozó la taleguilla, en la pierna izquierda.

El parte médico firmado por el doctor Jordi Olsina, jefe del equipo de la plaza Monumental, calificaba el percance como grave. El subalterno presenta heridas en músculo sartorio, vena safena y arteria femoral.

Pepe Manfredi, que para muchos toreó inspirado a su segundo, hubiera tenido el reconocimiento total de no haber descargado la suerte y usado el pico como arma infalible. Media hora se pasó pegando pases a su primero sin saber nadie a qué venía tan sutil aburrimiento.

Castilleja, Camacho / Manfredi, Lería Marsella

Cinco novillos de la Castilleja, desiguales de presencia y mansos. Uno de Carmen Camacho, lidiado como sobrero, manso. Pepe Manfredi: silencio y ovación con saludos tercio. Angel Lería: palmas, saludos tercio y ovación saludos tercio. Bernard Marsella: Silencio y una oreja de regalo. Plaza Monumental de Barcelona, 19 de marzo.

No fue la tarde de Ángel Lería, un diestro muy querido en Barcelona y al que la afición desea siempre ver triunfar, sin conseuirlo, hasta ahora. Su primero, apenas picado y mal banderilleado por el percance mencionado, llegó probón y peligroso a la muleta. Le administró oficio y despachó con decoro. Al quinto le dió dos tandas de derechazos y lo pasaportó con brevedad.

Bernard Marsella puede que sea uno de los toreros más altos de la actualidad, y el toreo precisa de unas medidas que hasta para la estatura son imprescindibles. Le tocó en suerte el segundo bombón de la tarde, el sexto, y fue lástima. Toreó desgarbado y la caricatura de su vulgar toreo hacía meditar la máxima de que cuando hay toro, en este caso novillo pastueño, falta torero verdadero y auténtico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de marzo de 1989.