Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preguntas entre dos aguas

Encuesta oficial a todos los habitantes de la comarca leonesa sobre la construcción de un embalse

El Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU), a través de la Dirección General de Obras Hidráulicas, iniciará en los próximos días un amplio y personalizado estudio socioeconómico sobre la comarca de Omaña, al noroeste de la provincia de León -donde se prevé la construcción de un embalse-, el bajo páramo leonés y tres municipios del norte de Zamora -estas dos últimas zonas, hipotéticas beneficiarias de las aguas de la presa proyectada- con el objeto de Intentar un nuevo método más humanizado" como complemento al proyecto de ejecución de una obra de estas características y para "tomar una decisión atinada" y con el menor perjuicio posible, según afirmaciones del gabinete de Prensa del ministerio.

El estudio, que se considera como el de mayor envergadura de los últimos años en el área de obras hidráulicas, significará "un profundo chequeo" de las citadas comarcas, arrojará el grado de incidencia del pantano entre la población y su impacto ambiental.Se llevará a cabo, previsiblemente, hasta finales del presente año, en un momento en el que la zona de Omaña, paradójicamente, se encuentra dividida en torno a la conveniencia de la presa.

La oposición frontal contra la obra de los últimos años ha ido cediendo y desde hace varias semanas hasta hoy un grupo de vecinos ha logrado recopilar poco más de un centenar de firmas en favor de la inundación del valle y su pueblo, Riello, "siempre y cuando nos paguen como es debido", dice Francisco Fidalgo, de 72 años, uno de los cabecillas de la insólita reivindicación.

Para Fidalgo y sus seguidores, la situación de Reillo es insostenible: "Hace más de 20 años que no se arregla nada por culpa del pantano. Es una política de desgaste que no se puede resistir. Si lo han de hacer, que lo hagan de una puñetera vez".

Acusaciones de traición

Fidalgo es tachado de "traidor" por parte de sus convecinos, tal y como reza en algunas paredes. Lo cierto es que, dependiendo del resultado del documento encargado por el MOPU, no se descarta desde este organismo que, llegado el caso, la obra se pudiera paralizar, aunque en principio no se contempla esta posibilidad y se asegura que en 1990 el MOPU "estaría en condiciones de empezar la construcción de la presa".

No obstante, grupos ecologistas, la mesa contra el pantano y numerosas familias del valle, con el alcalde de Riello a la cabeza, Cipriano Elías, del Partido Popular (PP), mantienen su rechazo a la presa.

Para Elías, cualquier postura diferente a la suya es "incomprensible" y puede responder al ofrecimiento de algún tipo de promesas o posibles "compensaciones económicas'.

El proyecto del pantano de Omaña es el último gran pantano de la zona norte, ya que el MOPU considera que la época de los grandes embalses se ha terminado con Riaño (León) y Rialp (Lérida), "dos obras heredadas que ningún Gobierno anterior se atrevió a finalizar", aseguran fuentes del ministerio. En estos momentos la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ultima el proyecto de construcción del embalse de Omaña, que "no se pondrá en marcha" antes de concluirse el estudio socioeconómico, según el presidente de la CHI), Pedro Escudero.

El proyecto modifica otro anterior, terminado en 1983, que contemplaba la inundación de ocho pueblos (Riello, Soto y Amio, Villaceid, Trascastro, La Velilla, Inicio, Oterico y La Mafluela), con unas 500 personas. Según el nuevo proyecto, el embalse se construiría en dos fases. En la segunda, de dudosa ejecución, desaparecerían igualmente los ocho pueblos.

La altura del muro se reduce de 87 metros a 71, lo que disminuye la capacidad total del embalse de 230 hectómetros cúbicos a 150 hectómetros cúbicos, y las hectáreas de terreno a regar, de 30.000 a 22.000 en la zona sur del páramo leonés, con unas 20.000 personas, y en tres ayuntamientos del norte de Zamora, en las cercanías de Villa Brázaro, con alrededor de 1.000 habitantes.

Prisas por regar

En la primera etapa quedarían anegados tres núcleos rurales: Inicio, La Velilla y Trascastro, con cerca de un centenar de habitantes. El vaso del pantano inundaría 500 hectáreas, que en su mayoría están dedicadas actualmente a pastos.La comunidad de regantes M bajo páramo, que aglutina a una veintena de alcaldes, ha socilitado una entrevista con el ministro de Obras Públicas, Javier Sáenz Cosculluela, para que se clarifique definitivamente la situación.

El pasado año, con el excedente de agua del pantano de Barrios de Luna, al norte de la provincia de León, se pudieron regar unas 5.000 hectáreas de terreno de esta zona.

Para Ramón Ferrero, miembro de la comunidad de regantes y alcalde de Santa María de¡ Páramo, del PP, el pantano de Omaña es "diferente" al de Riaño, porque, en su opinión, "aquí lo urgente es hacer la presa", ya que la infraestructura existente de canalización pondría inmediatamente en regadío cerca de 15.000 hectáreas y "frenaría" la despoblación paulatina que está "minando esta tierra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de marzo de 1989

Más información