El 'caso de los rehenes' enturbia las relaciones entre París y Teherán

El caso de los rehenes de Líbano enrarece aún las relaciones entre Francia e Irán, notablemente reforzadas durante la visita a Teherán del ministro de Asuntos Exteriores, Roland Dumas. En presencia del jefe de la diplomacia francesa, su homólogo iraní, Alí Akbar Velayati, pidió públicamente el lunes que Francia cumpla sus compromisos y libere a Anis Naccache, condenado a cadena perpetua por el intento de asesinato del ex primer ministro del sha Chapur Bajtiar.Velayati reclamó el cumplimiento del "acuerdo entre caballeros" conseguido, según Teherán, con el Gobierno de Jacques Chirac, a cambio de la liberación de los rehenes franceses en Líbano. El ministro dijo que "Irán ha cumplido sus promesas", lo que significa un reconocimiento explícito del control de los grupos shiíes libaneses. Se interpreta asimismo como una concesión a los dirigentes más radicales de la República Islámica, que nunca han renunciado a la liberación de Naccache, olvidado por el pragmatismo que se impone en Teherán.

Este "soldado del islam", como él mismo se autodefine, era el jefe del comando de cinco personas que intentó asesinar en París, en 1980, a Chapur Batjiar, en una acción apoyada por una fatwa (dictamen religioso) del propio ayatollah Jomeini. En el atentado murieron un policía y una vecina del último primer ministro del sha.

Poco antes del viaje de Dumas a Teherán, Naccache hizo desde la cárcel un llamamiento a Jomeini y envió una carta al presidente de la República, François Mitterrand, en la que le recordaba que, nueve meses después de la liberación de los últimos rehenes franceses, no se habían cumplido los compromisos.

La libertad del terrorista libanés entregado a la causa de la República Islámica depende de Mitterrand, única autoridad que puede conceder el derecho de gracia. Mitterrand se mostró en diciembre de 1986 dispuesto a otorgar la gracia si todos los rehenes eran liberados y si el Gobierno francés se lo pedía. Charles Pasqua, ministro del Interior de Chirac, ha declarado que el Gobierno no pidió nada porque nunca hubo tal pacto con Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de febrero de 1989.

Lo más visto en...

Top 50