Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los convenios entre bancos y Comunidad obligarán a cambiar planes urbanísticos

Los convenios suscritos entre la Comunidad de Madrid, los ayuntamientos de San Sebastián de los Reyes y Boadilla del Monte y los propietarios de diversas fincas que ocupan casi 1.000 hectáreas -entre los que se cuentan los bancos Central y Banesto- para la creación de dos parques metropolitanos supondrán la modificación de los planes generales de ordenación urbana de estos municipios. El consejero de Política Territorial, Eduardo Mangada, subrayó ayer que el 25% de la superficie de las fincas afectadas será calificado como suelo urbanizable.

Esta área se destinará a uso deportivo, residencial y terciario. El convenio urbanístico suscrito en Boadilla del Monte afecta a fincas de encinares y pinares. Los actuales propietarios de los terrenos aceptan que el Plan General de Boadilla, actualmente en proceso de revisión, recoja en sus previsiones 424 hectáreas de parque metropolitano, 489 viviendas de 250 metros cuadrados y 15 hectáreas para uso deportivo. Otras 25 hectáreas se destinan a usos terciarios.El convenio suscrito en San Sebastián de los Reyes afecta a la finca Pesadilla (534 hectáreas de superficie, de las que 332 se destinarán a parque metropolitano como prolongación natural del monte Víñuales), que está situada en la margen izquierda de la carretera N-I. Los propietarios, Coto Pesadilla, SA, aceptan un aprovechamiento de uso terciario de 58.500 metros cuadrados edificables, a unos 800 metros de la N-I.

En otras 200 hectáreas se instalarán el centro deportivo de Banesto y un club de golf. El Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes se reserva siete hectáreas para equipamientos municipales en los límites de la N-l.

El consejero, que se refirió a estos acuerdos como una forma de "concertación urbanística", señaló que con estos convenios se da un primer paso en el camino de la negociación con otros propietarios de fincas de similar valor en Majadahonda y Pozuelo. Al mismo tiempo destacó la "baja edificabilidad" acordada, que se ubica en "bordes o perímetros de escaso valor ecológico".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 1989

Más información

  • Mangada anuncia nuevos acuerdos en otras fincas