Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez ordena el ingreso en prisión del aparejador acusado de cohecho

José María Vázquez Honrubia, titular del juzgado de Instrucción número 21 de Madrid, ordenó ayer el ingreso en prisión del aparejador del Ayuntamiento de Madrid Ramón Martínez Arocena como presunto autor de un delito de cohecho. El aparejador, según la acusación, cobró 500.000 pesetas para agilizar la concesión de una licencia que llevaba dos años congelada. Poco después, la policía, avisada con anterioridad del cobro, detuvo al funcionario municipal.Según fuentes judiciales, Martínez Arocena en su declaración ante el juez le echó la culpa a José Antonio Sopranis, propietario de un inmueble en la calle San Pedro, que fue precisamente la persona que destapó el caso de posible corrupción. El pasado mes de septiembre, Sopranis puso en conocimiento de los responsables municipales de la junta de Centro, en la que trabajaba el funcionario, que Martínez Arocena le había solicitado una "compensación personal".

El Ayuntamiento presentó una denuncia y el grupo octavo de la Brigada de Policía Judicial, especializado en estafas, inició la investigación que terminó con la detención del funcionario.

Al parecer, el aparejador atribuyó ayer, ante el juez, la aceptación por su mujer de un talón bancario del casero como una señal de agradecimiento de éste por la tramitación de la licencia. Vázquez Honrubia, tras escuchar la declaración, ordenó el ingreso en prisión, aunque parece que hoy el detenido deberá volver a prestar declaración. Martínez Arocena fue trasladado a la carcel de Alcalá-Meco.

Fuentes municipales aseguraron, por otra parte, que la asesoría jurídica del Ayuntamiento tenía previsto personarse en la tarde de ayer como acusación particular en el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989