Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía de Barcelona acusa a Pedro Ruiz de un delito de desacato a José Borrell

La fiscalía de Barcelona ha presentado una querella contra el humorista Pedro Ruiz por un supuesto delito de desacato contra el secretario de Estado de Hacienda, José Borrell, por el contenido de unas manifestaciones del actor reflejadas en el número 641 de la revista Interviu. La investigación judicial la llevó a cabo la fiscalía de Barcelona a iniciativa propia, según precisaron ayer fuentes de la fiscalía.

Las declaraciones al semanario se publicaron el 21 de agosto de 1988; en ellas Ruiz se refería a su disconformidad con la actuación del Ministerio de Hacienda. En relación al secretario de Estado de Hacienda, Pedro Ruiz se refería a "la desvergüenza con que Borrell se ha comprado un chalet de 150 millones de pesetas en Puerta de Hierro, con un sueldo que se supone que no da para tanto".

La fiscalía de Barcelona entendió que la afirmación del humorista y el tono empleado podían tener carácter injurioso respecto a la persona de Borrel y decidió llamarle a declarar ante la unidad de policía judicial de la fiscalía, hecho que se produjo a finales del año pasado. Finalmente, la fiscalía presentó la querella el pasado viernes, por considerar que las afirmaciones de Ruiz incurren en el tipo penal de desacato previsto en el caso de injuriar o calumniar a un ministro o a una autoridad pública durante el ejercicio de sus funciones.

Críticas a Hacienda

Las críticas del actor vienen siendo frecuentes porque considera que Hacienda persigue de forma especial a personajes populares, como él y Lola Flores, para atemorizar a la ciudadanía, opinión que Ruiz ha manifestado públicamente en repetidas ocasiones. El actor ha calificado esa supuesta persecución a famosos de "rniserable, repugnante, barata, cobarde y de cuervos". La crítica a Hacienda también es patente en el espectáculo del humorista que estos días realiza en un teatro de Barcelona.Las declaraciones al semanario se produjeron después de que en mayo del mismo año se abriera otro procedimiento penal contra el humorista, esta vez por un supuesto delito fiscal. De acuerdo con la querella, Ruiz defraudó a Hacienda más de 41 millones de pesetas en las declaraciones sobre el impuesto de la renta correspondientes a los años 1980, 1982 y 1983.

La acción penal fue la consecuencia de la investigación llevada a cabo por los servicios de inspección de Hacienda, que incluia un detalle de todas las actividades profesionales del actor, con la precisión de días y lugares de todas sus actuaciones durante los años sujetos a inspección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 1989