Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

FECSA perdió 3.060 millones en 1988, 2.000 menos de los previstos para su saneamiento

La compañía eléctrica catalana FECSA perdió 3.060 millones de pesetas en 1988, reduciendo en más de 2.000 millones las pérdidas esperadas para dicho ejercicio en el plan de saneamiento negociado con sus ¡acreedores. La compañía espera cerrar el año que acaba de comenzar con unos resultados positivos por encima de los 4.500 millones de pesetas, tal como está previsto en el plan citado.El cierre del ejercicio correspondiente a 1988 ha sido ya discutido por Luis Magaña, presidente de la compañía, con el consejo de administración de la sociedad, en el que participan, como principales accionistas, tres bancos (Central , Santander y NatWest March) y las principales compañías eléctricas del país.

Tan sólo faltan reflejar en ellos los ajustes que realicen los auditores externos de la sociedad y, en última instancia, agregar las sugerencias que aporte el Ministerio de Industria y Energía.

Los responsables de FECSA estiman que el plan de saneamiento que se firmó con los bancos en el curso del año está dando resultados positivos un poco antes de lo previsto, como lo demuestra el hecho de que, mes a mes, la compañía comenzara a dar beneficios a partir del mes de octubre.

Desinversiones

A ello ha ayudado el plan de desinversiones en actividades no estratégicas de la sociedad, mediante el cuál se han ingresado 15.000 millones de pesetas. El efecto en cuenta resultados de estos atípicos ha sido de unos 2.000 millones de pesetas, que han permitido compensar el quebranto de moneda producido como consecuencia de la amortización anticipada (al mes de septiembre) contenida en el plan.La compañía ha contratado a una empresa especializada para que proceda a vender aquellos activos que restan y que no son fundamentales para la actividad eléctrica que desarrolla la sociedad.

Flecos

Los flecos que quedan por vender son, aparte de dos oficinas que la compañía tiene en Barcelona, algunos solares y otros activos inmobiliarios.Tal como esta previsto en el plan, FECSA procedió en el año a integrar a su filial, Segre, operación que está prácticamente culminada.

Asimismo ha reducido la plantilla, mediante jubilaciones anticipadas y bajas incentivadas, en 600 personas y lo hará, según esta ya negociado con las centrales sindicales de la sociedad, en otras 300 personas en 1989.

No obstante, la empresa va a proceder a lo largo de este año a contratar a personal especializado, ya que las bajas han desequilibrado la calificación técnica del personal.

La reducción del endeudamiento, gracias a la política de ahorro de costes financieros resultante de las previsiones del plan (tipos de interés más bajos, sustitución de emisiones de renta fija, etc.), ha ido también algo mejor acorde a lo previsto en el plan, si bien hay que resaltar el quebranto registrado como consecuencia de la amortización de deuda exterior, específicamente dólares, que se cambiaron algo por encima a lo previsto en el plan, al producirse al final del verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de enero de 1989

Más información

  • La compañía se pondrá en números positivos en 1989