Satisfacción en Francia y la RFA por la adjudicación del contrato de Renfe

La adjudicación del contrato del siglo de Renfe, resuelto con un pseudoreparto entre la multinacional francesa Alsthom y el consorcio alemán liderado por Siemens, ha sido acogida con satisfacción en las dos naciones. En el país vecino, la decisión es interpretada como un "éxito para latecnología francesa", mientras que en la RFA se valora sobre todo el hecho de que el grupo alemán haya conseguido, al menos, una parte de este contrato, junto a firmes compromisos de futuro en sucesivos programas de inversión previstos por Renfe.

La información sobre el desenlace del concurso internacional mereció un lugar destacado en toda la Prensa francesa. El ministro francés de Transportes y la Mar, Michel Delebarre, señaló que "el acercamiento entre Alsthom y las principales compañías ferrovarlas españolas permitirá la constitución de un polo ferroviario dinámico, que abre un potencial de desarrollo industrial tanto en España como en Francia".

Por su parte, el presidente director general de Alsthom, Jean Pierre Desgeorges, manifestó nada más conocerse la resolución del contrato que "esta concesión consagra la supremacía de Alsthom en materia de trenes de alta velocidad". Un portavoz de la compañía gala destacó la importancia de que dos terceras partes del trabajo serán realizadas por empresas ferroviarias españolas, que pasan a control de la propia Alsthom.

Trenes de cercanías

La Prensa de la RFA recogió con satisfacción la decisión de Renfe. El Frankfurter Allgemeine Zeitung, periódico vinculado a medios financieros, recordó que el Gobierno francés había hecho todo lo posible por conseguir la totalidad de¡ contrato para Alsthom, a la vez que el Gobierno de la RFA había mostrado a la Administración española la importancia de que el consorcio alemán no fuera excluido de la adjudicación, tal y como ha ocurrido.Asimismo, el diario Sueddeutsche Zeitung afirmó que Alsthom se ha llevado la "mejor mitad" del contrato, pero advierte que Siemens tiene la posibilidad de conseguir 100 millones de marcos (unos 6.500 millones de pesetas) mediante la entrega de material diverso, señalización y catenaria, además de la fabricación y suministro de 25 trenes de cercanías, que todavía no han sido adjudicados.

También la Prensa suiza de habla francesa dedicó un fuerte despliegue sobre la adjudicación de Renfe, poniendo énfasis en que Alsthom se ha visto obligada a aceptar el reparto cuando en un principio se había pronunciado por el "todo o nada". Los medios suizos señalan como contrapunto de la decisión el papel de la oferta presentada por la empresa japonesa Mitsubishi que "fue sacrificada sobre el altar de la solidaridad comunitaria europea".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de diciembre de 1988.

Lo más visto en...

Top 50