Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Moraleja quiere constituirse en municipio para pagar menos impuestos

Un grupo de vecinos de La Moraleja, la zona residencial más rica y lujosa de la región, se han constituido en comisión gestora a fin de iniciar los trámites para constituir un municipio independiente junto a las urbanizaciones El Soto y El Encinar de los Reyes.La comisión, que ya ha empezado a recoger firmas entre los aproximadamente 11.000 vecinos de la zona, justifica la segregación de Alcobendas y de parte de la capital en los altos impuestos municipales que soportan los vecinos que contrasta con la carencia de servicios públicos.

Según los promotores de la segregación "el desequilibrio entre la recaudación municipal mediante impuestos y las inversiones públicas en nuestras urbanizaciones es impresentable".

De acuerdo con la legislación vigente, la comisión gestora, presidida por Gabriel del Valle, tendrá que obtener el consentimiento de al menos dos tercios de la población afectada para poder solicitar a la Comunidad de Madrid su independencia municipal.

El territorio que podría ser segregado tiene una superficie de 1.738,80 hectáreas, de las que 1.291 pertenecen al municipio de Alcobendas y 448 al de Madrid.

José Caballero, alcalde socialista de Alcobendas, ha relacionado la segregación con una operación especuladora, "ya que existe una gran cantidad de terrenos, calificados en nuestro plan general como no edificables, que podrían suponer un gran negocio". El alcalde ha precisado que los impuestos que pagan los vecinos de las urbanizaciones están en función de sus propiedades, y se reducen a contribución urbana y circulación de vehículos, mientras que, a cambio, pueden disfrutar de los mismos servicios que el resto de los vecinos".

La principal razón de este movimiento de segregación es que a los habitantes de la zona, según Caballero, "les molesta que les gobiernen los socialistas".

Otras fuentes municipales han relacionado la operación con la proximidad de lo que será el futuro Campo de las Naciones, cuya construcción tenderá a revalorizar algunos terrenos ubicados en la zona a segregar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de diciembre de 1988