Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centristas y AP en la Asamblea congelan las subvenciones al Grupo Mixto

Los votos de los grupos de Alianza Popular (AP) y del Centro Democrático y Social (CDS), en la Mesa de la Asamblea de Madrid, han rechazado la petición del Grupo Mixto para que se equiparen las aportaciones económicas que reciben a las del resto de los grupos parlamentarios. Según el reglamento de la Asamblea, los grupos reciben una subvención fija de 15 millones de pesetas con cargo a los presupuestos de la cámara, a lo que hay que añadir otros cinco millones por unos conceptos muy amplios de estudio y formación. Las subvenciones no acaban ahí, existe también una asignación variable -en función de los escaños- de 1,6 millones por diputado.Tanto IU como el grupo socialista han apoyado la equiparación económica del Grupo Mixto, que en la actualidad sólo recibe dos quintas partes de la subvención acordada para cada grupo, según un acuerdo de la Mesa del pasado 28 de enero.

La Junta de Portavoces se ha reunido en tres ocasiones en los últimos siete días, y la decisión sobre la petición del Grupo Mixto fue aplazada hasta ayer en busca de un consenso que no llegó a producirse.

En esta última reunión de la Mesa, de carácter extraordinario, el CDS presentó una alternativa que "mejoraba ligeramente", según un portavoz centrista, las asignaciones actuales al Grupo Mixto. La iniciativa no prosperó por oposición de los dos grupos de izquierda.

Ex diputados de AP

El Grupo Mixto está integrado por los dos diputados del Partido Regionalista Independiente de Madrid (PRIM), José Luis Ortiz Estévez y Nicolás Piñeiro. Ambos resultaron elegidos en las listas de AP en las pasadas elecciones autonómicas y abandonaron meses después el grupo parlamentario aliancista.

José Luis Ortiz señaló ayer que los demás partidos no encuentran una solución a las peticiones de su grupo, y añadió que existen fuerzas políticas "que no se muestran razonables".

Este diputado recalcó, asimismo, que su grupo había hecho los máximos esfuerzos de negociación y apostilló, con cierto enojo, que "el reglamento de la cámara es igual para todos".

Un portavoz de Izquierda Unida manifestó, por su parte, que esta decisión de la Mesa de la Asamblea abre "una crisis institucional", ya que sus acuerdos se han adoptado tradicionalmente por consenso.

Los representantes de AP anunciaron la pasada semana que abandonarían la Mesa y la Junta de Portavoces si se acordaba el incremento de las subvenciones al Grupo Mixto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1988