Crece la posibilidad de que España vigile las fronteras centroamericanas

ENVIADO ESPECIALLa posibilidad de que España tenga que intervenir en la vigilancia de las fronteras en Centroamérica ha aumentado considerablemente después de una reunión mantenida el martes en San Salvador por los cancilleres de los países del área. La decisión definitiva ha sido anunciada para final de mes, pero parece haberse producido un avance sustancial en la solución de ese tema.

Los ministros de Relaciones Exteriores de los cinco países centro amerícanos han anunciado una reunión para los próximos días 29 y 30 en México, coincidiendo con la toma de posesión del próximo presidente de ese país, Carlos Salinas de Gortari. Los puntos de esa reunión serán la convocatoria de una próxima cumbre de presidentes centroamericanos y la autorización para que una comisión internacional se encargue de la verificación de los acuerdos de paz en las fronteras.

Sobre este último aspecto, el Gobierno de Honduras había presentado el mes pasado una propuesta para que una fuerza de paz integrada por tropas de España, la República Federal de Alemania y Canadá se interpusiese en la conflictiva frontera entre Honduras y Nicaragua. Una delegación del Gobierno español visitó recientemente la región y comprobó que no existía., un ambiente favorable a esa idea. Eso, unido al hecho de que ninguno de los tres países mencionados quería comprometerse en el envío de tropas, cerró el camino a la propuesta hondureña.

Propuesta costarricense

La situación parece haber cambiado desde que el canciller de Costa Rica, Rodrigo Madrigal, propuso el martes en la Asamblea General de la OEA la creación de una comisión internacional civil de vigilancia en las fronteras entre Honduras, El Salvador y Nicaragua, integrada por España, la RFA, Canadá y un país del Grupo de los Ocho. Para favorecer la formación de esa comisión, el canciller costarricense propuso que Nicaragua retire temporalmente su denuncia contra Honduras ante el Tribunal Internacional de la Haya, manteniendo abierta la posibilidad de volver a presentarla.Los cancilleres de Centroamérica confían en que en la reunión de México se pueda llegar a una síntesis adecuada entre las propuestas de Honduras y Costa Rica. Parece muy probable que, en cualquier caso, España sería invitada a participar en el mecanismo verificador que se elija.

La reunión de México servirá también para fijar la fecha de la próxima cumbre centroamericana. Aunque no se descarta una decisión distinta, parece probable que se decida su celebración después del 20 de enero, cuando tomará posesión de su cargo el nuevo presidente de Estados Unidos, George Bush. Todos los centroamericanos, incluidos los representantes de Nicaragua, han expresado su confianza en que se inaugure un nuevo tipo de relación entre EE UU y lo que Ronald Reagan consideraba su patio trasero.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 16 de noviembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50