Los seguros agrarios logran por primera vez un equilibrio entre primas e indemnizaciones

Por primera vez desde el inicio de esta política hace ocho años, los seguros agrarios arrojan este año un balance equilibrado entre los ingresos por primas y los pagos por siniestros, según los datos manejados al mes de noviembre por la Agrupación de Entidades Aseguradoras. Según estos datos, frente a unos daños por siniestros de 10.000 millones de pesetas, los importes de las primas han ascendido ya a unos 11.200 millones de pesetas.

Esta cifra supone, además, un récord en el conjunto de los planes de cobertura de los siniestros agrarios.Estos resultados pondrían de manifiesto el cambio introducido a partir de 1987 en aras de lograr una mayor estabilidad en la actividad aseguradora en el medio rural, donde las compañías más importantes habían amenazado con abandonar sus actividades ante la acumulación de pérdidas.

Desde el inicio de la política de seguros agrarios hasta 1987, el balance era totalmente negativo, con unas indemnizaciones muy superiores a las primas percibidas.

Ante estas circunstancias, entidades aseguradoras, Administración y las propias organizaciones agrarias llegaron a un acuerdo para la elaboración de un plan a tres años, hasta 1990, sin ampliar las coberturas a nuevas líneas. Ello incluía también la consideración de líneas experimentales a las producciones que habían arrojado mayores siniestros.

Los resultados no se han hecho esperar, aunque los datos de 1988 hayan estado influidos también por las buenas condiciones climatológicas.

Frente a la reducción en el número de pólizas de los años anteriores, en 1988 se ha notado una sensible recuperación. Al mes de noviembre, había suscritas 240.000 pólizas, frente a las 210.000 del año anterior. Los ingresos por primas ascendían a 11.200 millones de pesetas, mientras el año pasado fueron 9.300 millones de pesetas.

Igualmente, los datos positivos se concretan en el volumen de las indemnizaciones. Frente a los 11.200 millones de pesetas recaudados por primas, los pagos ascienden a unos 10.000 millones de pesetas.

En este sentido, hay que destacar el caso del integral de cereales, donde, por primera vez, los siniestros han terminado situándose por debajo de los importes de las primas.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS