Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La principal logia de España, a punto de disolverse por falta de miembros y recursos económicos

El Gran Oriente Español (GOE) está negociando la incorporación de un sector de sus miembros a la Gran Logia de España (GLE). El Gran Oriente es la tercera organización masónica de España en número de miembros y la heredera de las siglas históricas de la principal gran logia existente desde fines del siglo pasado, y de la que fueron grandes maestros los presidentes del Gobierno Práxedes Mateo Sagasta y Manuel Ruiz Zorrilla. A punto de celebrar el centenario de su creación, la organización ha sufrido escisiones y carece en Madrid de locales propios.

El Gran Oriente Español podría decidir dentro de pocas semanas su disolución e invitar a sus miembros a que se incorporen a otras obediencias, según han informado fuentes de la masonería. El número uno del Gran Oriente, Francisco José Alonso Rodríguez, negó sin embargo a este diario que la organización que dirige vaya a dejar de existir, aunque admitió "la debilidad económica que padecemos en Madrid".

Por esta razón, el gran maestro dijo haber solicitado a la GLE que les cedan el templo (lugar donde los masones celebran sus ritos y reuniones) que estos poseen en la capital de España. La organización carece en Madrid de locales propios desde que tuvieron que abandonar el templo de la calle Montera. Alonso Rodríguez rehusó hablar de escisiones y se limitó a anunciar que se disponen a celebrar el centenerario de la fundación del GOE.

Alonso Rodríguez dirige el Gran Oriente Español después de que el consejo federal del mismo destituyera el pasado mes de junio al anterior número uno, Villar Massó, acusado de cometer irregularidades en su conducta y de incumplir los estatutos al no convocar la asamblea durante ocho años.

Lluís Salat, gran maestro de la GLE, se reunió el pasado viernes en Madrid con su colega del GOE para tratar las condiciones en que se producirá la integración de un sector de sus miembros, que Salat calificó de "mayoritario". El número uno de la Gran Logia de España, primera en implantación, se ha mostrado optimista ante el resultado final de las conversaciones: "Confío en que finalmente llegaremos a un acuerdo", declaró.

El GOE consiguió, gracias a una sentencia del Tribunal Supremo de noviembre de 1979, que el Gobierno, entonces de UCD, levantara la prohibición de las órdenes masónicas españolas que había impuesto el régimen de Franco. También fue la primera en reclamar al Estado las propiedades históricas en un pleito, pendiente de resolución, que ya dura ocho años y cuyos gastos, según Alonso Rodríguez, están influyendo en las dificultades económicas que atraviesa su organización.

Con la disolución del Gran Oriente Español, si finalmente se produce, el mapa de la masonería española quedará reducido a dos grupos de amplia implantación en toda la península, la Gran Logia de España y la Gran Logia Simbólica, seguidos a bastante distancia por el Derecho Humano (la única de obediencia mixta en funcionamiento), además de varias logias femeninas a las que pertenecen un reducido número de mujeres. Los masones de la corriente anglosajona interpretan la posible disolución del GOE como un paso importante para conseguir la superación de los problemas de personalismos y lograr la unificación de todos los masones españoles en una única orden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 1988

Más información

  • El Gran Oriente Español, al que pertenecieron ilustres republicanos, negocia su fusión con otras obediencias