Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Impresionante despliegue de seguridad en el congreso conservador del Reino Unido

Las medidas de seguridad que han convertido a Brighton en una fortaleza en principio inexpugnable son la nota más destacada del congreso anual del Partido Conservador que ayer se inició en esa localidad costera del sur de Inglaterra. La semana promete ser una de alabanzas innúmeras a la política de Margaret Thatcher, con sólo algunos toques tenebristas en cuestiones económicas y de seguridad callejera.

Los conservadores se reúnen bajo la consigna de Dirigir al Reino Unido en los años 90. The Times resumía ayer con un pequeño chiste en primera página la impresión que reina en el país con respecto a esta conferencia. Tres parejas de bobbies pasan bajo un cartel que dice: "Congreso Tory" y un transeúnte comenta: "Parece más un congreso de la policía".La razón del despliegue sin precedentes de medidas de seguridad estriba en que fue en esta ciudad, hoy hace cuatro años, donde el IRA atentó contra el Grand Hotel en que estaban hospedados Thatcher, buena parte del Gobierno y jerarquías del partido. Cinco personas murieron entonces y muchas otras resultaron gravemente heridas, entre ellas la esposa del entonces ministro de Comercio e Industria, Norman Tebbit, quien quedó paralizada y ayer recibió una gran ovación de los congresistas.

"Creo que éste es el lugar más seguro de Inglaterra", dijo Ian McLeod, presidente del congreso, horas antes de que comenzara. Y no le faltaba razón. Soldados y policías colaboran estrechamente en una operación de seguridad que comenzó hace meses con el seguimiento e identificación de todas personas que se han hospedado el hotel en los últimos tiempos. Un dragaminas y tres pequeñas lanchas patrullan la costa de Brighton, cuyo espacio aéreo también ha sido restringido. Un helicóptero sobrevuela la zona mientras 16 miembros del grupo antiterrorista SAS permencerán encerrados en las alcantarillas de la ciudad durante los cinco días que dure el congreso.

"Este Gobierno conservador nunca cederá ante el terrorismo, en casa o en el extranjero", dijo ayer desde la tribuna el presidente del partido, Peter Brooke. Más tarde, el ministro de Defensa, George Younger, elogió a los soldados destacados en el Ulster y a aquellos que "derrotaron al terrorismo en Gibraltar". El IRA asiste con satisfacción al despliegue de seguridad histórico, en su propias palabras, que le supone una capacidad de acción muy superior a la que probablemente tiene.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 1988