Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre armado se encierra tres horas en un banco de Barcelona tras pedir un crédito

Francisco Javier Alarcón Galán, armado con una pistola, se encerró ayer- durante más de tres horas en el interior de una sucursal de la Caixa de Catalunya en Barcelona, un día después de haber solicitado un crédito bancario. Según la versión oficial facilitada por el gobierno civil, Alarcón, de 36 años, que tiene antecedentes por tráfico de drogas, protagonizó el incidente al denegársele el préstamo. Sin embargo, la entidad bancaria ha informado que el asaltante, que era cliente suyo desde hacía más de tres meses, tenía ingresados en una cuenta a su nombre varios millones de pesetas.

Alarcón entró en la sucursal de la caja de ahorros a las 10.15 horas, con una pistola de gran calibre escondida y con un perro pastor alemán, para renegociar las condiciones de devolución del crédito, según ha explicado el interventor de las oficinas. Minutos más tarde, sacó el arma, advirtió que no quería herir a nadie, obligó a los clientes a abandonar las dependencias y pidió a los empleados que guardaran todo el dinero en la caja y que también abandonaran el local.

Manía persecutoria

El interventor permaneció con el asaltante unos minutos, hasta que este último le dijo que, si quería, podía salir al exterior. Alarcón, quien al parecer sufre manía persecutoria, no amenazó en ningún momento a nadie con la pistola.

Durante las tres horas en las que Alarcón permaneció encerrado recibió la visita de su abogado, la de su actual compañera y la del inspector jefe de la brigada de Seguridad Ciudadana, Víctor Cuñado. Los tres estuvieron dialogando con el asaltante intentando convencerle de que depusiera su actitud. A las 13.20, el asaltante abandonó la entidad escoltado por varios policías de paisano.

Durante todo este tiempo, Alarcón estuvo explicando sus problemas personales y en un momento determinado llegó a amenazar con suicidarse. El Gobierno Civil informó mientras sucedían los hechos que el asaltante pedía, entre otras reivindicaciones, que se ingresara en un centro hospitalario a su en compañera, María Paz Presa Vallbona. Alarcón, que está casado con otra mujer, con la cara tiene dos hijos, había solicitado su recientemente el divorcio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 1988

Más información

  • El asaltante tiene una cuenta con varios millones de pesetas, según la sucursal