Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'CINE EN T.V.E.'

Multiplicar la risa

Nueva bufonada, antológica como todas las demás, de nuestro bienamado Lubitsch: La octava mujer de Barba Azul, realizada en 1938 amparándose en una comedia de Alfred Savoir -de savoir faire, naturalmente- y escrita para la pantalla por Charles Brackett y Billy Wilder, que es tanto como decir que deberíamos cuadrarnos.Tal vez para hacer juego con las invisibles barbas de su protagonista, la película sitúa su acción en la Costa Azul, donde un elemento insignificante -un pijama- desencadenará relaciones y amores entre millonarios puntillosos y aristócratas venidos a menos -por ahí revolotea nuevamente Edward Everett Horton- . ¿Hemos dicho un pijama? Vamos a ver: los guionistas y el autor parten del supuesto de que puede darse el caso que una persona acuda a unos almacenes a comprar el pantalón, y sólo el pantalón, de un pijama, porque no usa chaqueta, y que otra, que no usa la parte de abajo, llega a los mismos almacenes y en el mismo momento a comprar su porción, creando la correspondiente estupefacción entre los empleados. Eso es lo que les pasa a Gary Cooper y Claudette Colbert, y eso es, obviamente, el ingenioso inicio de una endiablada comedia de exquisitos diálogos y fluir tan plácido como una partida de críquet.

La octava méder de Barba Azul se emite hoy a las 21.20 por TVE-2.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 1988