Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suárez , bautizo liberal en Pisa

Adolfo Suárez, presidente del CDS, considera que las críticas que ha sufrido por su ausencia del debate del mes de julio en el Congreso, cuando Felipe González compareció para explicar la crisis de Gobierno, son asumibles a cambio de los beneficios que le produjo estar esos días en Estados Unidos como invitado a la convención del partido demócrata de ese país, según informaron sus colaboradores. El interés de Suárez por la convención de Atlanta no estaba tanto en presenciar ese espectáculo sino en tener un encuentro sosegado con los dirigentes de todos los países europeos y latinoamericanos pertenecientes a la Internacional Liberal.En la próxima reunión de ésta, prevista para mediados de septiembre en la ciudad italiana de Pisa, se aceptará al Centro Democrático y Social como miembro de la misma, y además Suárez se encontrará a modo de bienvenida con una vicepresidencia. "De una sola tacada Suárez ha podido hablar con todos los dirigentes liberales y era una oportunidad que no podía perderse".

El reconocimiento internacional del CDS colma una de las mayores aspiraciones de Suárez: dirigir una fuerza política sólida y unida, en contraste con la UCI) que padeció. A decir de algunos de sus colaboradores, más que una aspiración es una obsesión. La homologación internacional es deseable para Suárez, pero lo es mucho más que en la mayoría de los pueblos de España haya un local con alguien que responda al teléfono en nombre del CDS. Situación a la que sólo se han acercado AP y el PSOE, seguidos a distancia por el PCE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 1988