Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Patrimonio Nacional pone a la venta el yate real 'Fortuna'

El Patrimonio Nacional ha decidido poner a la venta el yate real español Fortuna, regalado por el príncipe Fahd de Arabia Saudí a don Juan Carlos, quien la cedió al Patrimonio en 1981. Por ello, la Casa Real no interviene en la operación. Fuentes oficiosas aseguraron que la decisión de vender el yate se debe a que el Fortuna no está preparado para las actuales necesidades protocolarias de don Juan Carlos y su familia. Estas fuentes agregaron que se piensa adquirir otro yate.Un portavoz de la Casa Real aseguró ayer que "se trata de un tema delicado", ya que el barco pertenece al Patrimonio, lo que explica el sigilo que ha rodeado la operación. El presidente del Patrimonio es Nicolás de Cotoner, Marqués de Mondejar, que también es jefe de la Casa Real.

La venta del yate viene anunciada en 1.500 folletos redactados en inglés y 500 en castellano en los que se especifican las características técnicas de la embarcación y el nombre y la dirección del agente que actúa come intermediario de la venta, de la que informó ayer el periódico balear Diario de Mallorca. El precie del barco no ha trascendido.

El Fortuna fue contruído en los astilleros Palmer y Johnson, en el lago Michigan, en Estados Unidos, y posteriormente fue remodelado en los astilleros de la empresa Mefasa, en San Juan de Nieva (Asturias), donde la embarcación fue ampliada.

El moderno diseño del yate no ha evitado sus averías, la última de ellas registrada el pasado 13 de agosto. La embarcación sufrió ese día un cortocircuito que dejó a la nave sin control, poco después de que penetrara en la bahía de Sóller. El Fortuna tuvo que ser remolcado por dos pesqueros y una zodiac hasta el puerto de Sóller, donde fue reparado por técnicos de la Armada.

Por otra parte, el ministro de Defensa, Narcís Serra, fue recibido ayer en audiencia por el Rey en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca. Fuentes del palacio calificaron de habitual la reunión entre el monarca y el ministro, quien no realizó declaraciones al término de la misma, informa J. A. Caimari.

Según dichas fuentes, Serra informó al Rey de la situación del Ejército, de los ascensos que se producirán en breve plazo así como de las iniciativas legislativas que el Ejecutivo adoptará en materia de defensa, especialmente la Ley de la Función Militar que será aprobada por el Gobierno el próximo mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de agosto de 1988