Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los turistas pasan de largo

En los seis primeros meses del año han visitado el palacio Real de Aranjuez alrededor de 150.000 personas, según datos del Patrimonio Nacional. Sin embargo, el sector de hostelería no se muestra tan satisfecho, y considera que las malas temperaturas de meses atrás, la entrada en funcionamiento de la variante y la falta de apoyo municipal al turismo han perjudicado al sector.El tren de la fresa, uno de los atractivos fuertes de esta localidad del sur de Madrid, ha transportado en los dos primeros meses de funcionamiento en este año un total 2.000 viajeros, el 70% españoles y el 12% extranjeros. Los hosteleros de Aranjuez creen que este tranvía turístico no ofrece atractivo alguno para ellos.

MÁS INFORMACIÓN

En muchas ocasiones han declarado que es más importante que este tren funcione en días de diario y en meses invernales, de manera que el viajero pueda ser mejor atendido en los restaurantes, donde no se encontrará con los visitantes de fin de semana ni con aquellos que celebran otros actos sociales, que suelen llenar los restaurantes.

Con la fiambrera

Los hosteleros considera que con la promoción del tren durante la temporada baja podría atraerse a un turismo de más calidad y con mayor poder económico. Según sus apreciaciones, el tipo de viajero que se acerca a la histórica ciudad de Aranjuez en este medio de transporte no deja dinero en la población, porque viaja con la friambrera, la tortilla de patata y el bocadillo a cuestas y no acude a comer a los restaurantes, lo que no había ocurrido en la primera edición del tren de la fresa.

El sector reconoce que el primer año de este servicio fue el mejor, porque de los 340 pasajeros que llegaban en el tren cada jornada, alrededor de un 50% pasaba por los restaurantes, en tanto que en el segundo y tercer año dicho porcentaje descendió de manera notable.

El Ayuntamiento de Aranjuez ha reconocido que el tren de la fresa no produce dinero, sino que, al contrario, las arcas municipales desembolsan unos cinco millones de pesetas por temporada en todas las campañas turísticas de este tren.

El tren de la fresa, que une los fines de semana Madrid y Aranjuez durante la temporada veraniega, está compuesto por una máquina de vapor y varios coches época (antiguos vagones de madera con balconcillos). El precio del viaje incluye la visita del Palacio Real y la Casita del Labrador.

Por otro lado, la hostelería sigue criticando la política municipal en materia de turismo, por cuanto aún no se ha puesto en marcha ninguna campaña de promoción de Aranjuez tras la entrada en funcionamiento de la variante, hace casi cinco meses, hecho al que achacan también el descenso en el registro en los hoteles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 1988