Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bilbao Vizcaya delimita el papel de los miembros del consejo

Los órganos de gobierno y control del Banco Bilbao Vizcaya, surgido de la fusión de las dos entidades, estarán compuestos por el consejo de administración de la entidad y por nueve comisiones del mismo, entre las que destacan la delegada permanente, que asumirá los máximos poderes, y la de control. El consejo de administración estará formado por un mínimo de 20 personas y un máximo de 40, de los que dos serán los presidentes, José Ángel Sánchez Asiaín y Pedro Toledo, y uno será el vicepresidente, Emilio Ybarra.En la actualidad, el consejo de Bilbao Vizcaya Holding, del que saldrá el del nuevo banco, está formado por 44 personas, por lo que en los próximos dos meses deberán causar baja al menos cuatro miembros. Lo normal es que, salvo estos cuatro, el resto sean nombrados miembros del consejo y que, en un período de tiempo relativamente corto, se vaya reduciendo hasta que se componga de un número de personas que resulte más operativo.

El diseño de los nuevos órganos de supervisión, la comisión delegada permanente y la de control separa de forma clara el papel que deben jugar en la nueva entidad los consejeros con cargo ejecutivo y los que no lo tienen. De los actuales consejeros, dejando de lado a los dos presidentes y a los dos consejeros delegados -uno de ellos es además vicepresidente-, hay cinco que son ejecutivos. Tres de ellos proceden del Banco de Vizcaya y dos del Bilbao.

Delegada y de control

La comisión delegada permanente estará formada por los dos presidentes y el vicepresidente y por siete consejeros no ejecutivos, de los que normalmente cuatro serán del Vizcaya y tres del Bilbao para mantener las proporciones. A esa comisión asistirán, con voz, pero sin voto, los consejeros delegados que existan y los cinco consejeros con responsabilidades ejecutivas.La comisión de control, la otra pata sobre la que descansará el nuevo banco, estará formada por ocho miembros, de los que dos serán los presidentes y el resto de miembros también serán consejeros no ejecutivos. Esta comisión estará presidida por quien decida el consejo de administración.

Por último, el consejo creará siete comisiones específicas -banca comercial, mercados de capitales y monetarios, banca al por mayor, política industrial e inmobiliaria, seguros y administración de patrimonios, territorial e internacional-, que estarán formadas por consejeros no ejecutivos y cada uno de ellos deberá formar parte de dos de ellas por un período de un año. Asimismo se formalizará un comité de operaciones, cuya actividad será la autorización de operacíones y la política de riesgo, formado por 12 consejeros no ejecutivos, de los que cuatro serán miembros de la delegada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de junio de 1988