El jefe del 'comando Txarito' de ETA es un heroinómano

El Gobierno Civil de Guipúzcoa informó ayer que el presunto responsable del comando Txarito de ETA Militar, Pedro Mariñelarena Imaz, actualmente huido, es un joven heroinómano que el pasado abril ingresó en un centro de rehabilitación de El Patriarca en Mondoñedo (Galicia). Este periódico no pudo contactar con la asociación El Patriaca para confirmar la noticia. ETAm siempre ha mostrado gran beligerancia contra las drogas. De hecho, en el haber criminal de esta organización figura el asesinato de algunos heroinómanos declarados bajo la acusación de tráfico de drogas.

El comando Txarito de ETA M fue desarticulado en la madrugada del martes en una operación combinada de la Guardia Civil de Guipúzcoa y Navarra. Dos de sus tres presuntos miembros, José María Arakama y Félix Arcelai, fueron detenidos y las Fuerzas de Seguridad del Estado se apoderaron del armamento del comando y localizaron su zulo y el buzón que utilizaban para comunicarse con la dirección.De acuerdo con las informaciones facilitadas ayer por el Gobierno Civil de Guipúzcoa, Pedro Mariñelarena, natural de Etxarri-Aranaz (Navarra), empezó a inyectarse heroína hace un año e inició la cura de rehabilitación en Mondoñedo esta primavera, inmediatamente después de participar en el atentado que destruyó una terminal de gas en la población navarra de Beriain. Las mismas fuentes han indicado que el activista heroinómano abandonó el centro de reahabilitación hace unos días, antes de que la Guardia Civil desarticulara su comando, al que también perteneció presuntamente una cuarta persona que falleció tiempo atrás en accidente de tráfico.

José Ramón Goñi Tirapu, gobernador civil de la provincia, destacó ayer que mientras Herri Batasuna acusa a la policía de ineficacia en la lucha contra la droga, y calumnia a ciudadanos intachables, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado incautan miles de kilos de hachís y cocaína y detienen a personas relacionadas con esa formación política por su conexión con los grandes traficantes.

Las palabras del gobernador civil apuntan, según todos los indicios, a las supuestas simpatías políticas de cuatro de las ocho personas actualmente encarceladas por su presunta relación con el alijo de 1.118 kilogramos de hachís incautado semanas atrás en Fuenterrabía.

Su propia casa

Goñi Tirapu subrayó igualmente, en una alusión implícita a la reciente muerte del industrial hostelero Sebastián Aizpiri, que "ETA asesina a personas honestas y trabajadoras mientras tiene como jefe de comando a un heroinómano. Si ETA quisiera realmente terminar con la droga arrogandose el papel de inflarnador, policía, juez y verdugo, debería empezar por limpiar su propia casa", indicó el gobernador civil, para añadiar a continuación: "Eso no ocurrirá, pero si ocurriera, asistiríamos a una purga stalinista que dejaría diezmada a ETA y a su entorno". Al hilo de las declaraciones de José Ramón Goñi Tirapu, fuentes policiales han manifestado que el caso de Pedro Mariñelarena cuenta con varios precedentes dentro de la organización terrorista.[Ignacio Erro Zazu, de 27 años, miembro del comando Donostia de ETA militar, ha sido condenado a 36 años de prisión por su participación en el asesinato del teniente del Ejército retirado Oswaldo José Rodríguez Fernández, el 14 de abril de 1981.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS