Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERRORISMO EN GALICIA

Del comunismo al nacionalismo

Antonio Arias Curto, al que se atribuye el liderazgo del Exército Guerrilleiro do Pobo Galego Ceibe (EGPGC), nació hace 43 años en Monforte de Lemos (Lugo). Está casado con dos hijos, y trabajaba en un taller de reparaciones de propiedad familiar. Participó en la fundación del Partido Comunista de Galicia (PCG) en 1969, en París, y fue miembro de su dirección, en donde era conocido por el apodo de Guerrillas.

Condenado a dos años de cárcel por su militancia comunista, ingresó posteriormente en las filas nacionalistas a raíz de los sucesos de 1972 en El Ferrol, en los que dos obreros resultaron muertos por disparos de la policía, al igual que días después un dirigente de la organización nacionalista UPG.

Arias Curto era una persona apreciada en su ciudad natal, en donde fue elegido concejal, en las listas de una coalición nacionalista, en las primeras elecciones democráticas. En septiembre de 1980 fue detenido como integrante de la Liga Armada Galega, ocupándosele en su taller un pequeño arsenal de armas. Hace unos tres años, después de cumplir condena, pasó a la clandestinidad.

Miguel Ángel Campuzano, militante del Partido Comunista de Liberación Nacional, es un sindicalista conocido en los ambientes laborales coruñeses, sobre todo en el sector pesquero. Afiliado a la intersindical nacional de Traballadores Galegos, llegó a ser su responsable de prensa.

Xosé Manuel Sanmartín Bouzas había sido condenado en febrero de 1987 a dos años y medio de prisión por su participación en el atraco a una sucursal bancaria. El juicio constituyó la primera aparición pública del Exército Guerrilleiro do Pobo Galego Ceibe, al estallar horas antes siete bombas ante otras tantas oficinas bancarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 1988