ELECCIONES AUTONÓMICAS EN CATALUÑA

Cultura también subvencionó a la entidad colaboradora de la Crida

El Departamento de Cultura de la Generalitat, además del de Trabajo, subvencionó el pasado año a la Asociación Catalana de Vexilología (ACV), entidad colaboradora de la Crida a la Solidaritat. Ana María Galán, presidenta de la entidad, reconoció a este diario la pasada semana que el Gobierno autónomo atendió una petición de una ayuda especial de 600.000 pesetas para poder acudir a un congreso internacional de vexilólogos. La Generalitat sólo pagó 100.000 pesetas. Aquella subvención fue la segunda inyección económica recibida en 1987 por esta minoritaria asociación dedicada al estudio de las banderas, que ya habla recibido 2,1 millones de pesetas del Departamento de Trabajo.

La ACV, que el pasado 11 de abril canalizó una de esas subvenciones hacia las cuentas bancarias de la Crida, está formada por miembros de esta organización. Al menos otras tres entidades independentistas fueron también subvencionadas por la Generalitat, según consta en el Boletín Oficial del Parlamento catalán del pasado 31 de marzo.Las 100.000 pesetas entregadas por el Departamento de Cultura de la Generalitat a Ana María Galán fueron utilizadas por la presidenta de la ACV para viajar a San Francisco (EE. UU) en compañia de su esposo Santiago Herrero, vicepresidente de la asociación, a la que están afiliadas 80 personas, algunas de ellas residentes en el extranjero. Ana María Galán y Santiago Herrero son miembros de la Crida, según sus propias -declaraciones.

El viaje de los dos vexilólogos a Caffornia se efectuó en agosto de 1987 y La conferencia en catalán de Ana María Galán sobre la diversidad de las banderas españolas en base a la, historia de Es paña fue muy aplaudida.

Mucho trabajo

Para preparar aquel congreso in temacional, la ACV contó con la ayuda de tres jóvenes cuyos contratos habrían sido financiados gracias a una ayuda de 2. 100.000 pesetas otorgada por el Departamento de Trabajo, entregada en dos plazos y basándose en un programa de creación de empleo en entidades sin ánimo de lucro.

La primera entrega de la subvención se materializó en mayo del 87 y la segunda el 5 de abril de este año. Este segundo envío (1.050.000 pesetas) fkie el desWado seis días después a cuentas corrientes de la Crida, según han reconocido sus líderes.

Los trabajadores empleados por la AC`V durante 1987 gracias a la ayuda oficial fueron Maria Carme BalIín, August Torres y Maria Jesús Noailles. Dos de ellos -no han trascendido sus nombres-, son, según, Santiago Herrero, activistas de la Crida.

La carga de trabajo para preparar el viaje de Santiago Herrero y su esposa a San Francisco debió ser importante, porque la ACV tuvo que contratar a un nuevo empleado para "poder sacar adelante las tareas de preparación del congreso", según ha declarado ese empleado extra.

Esta cuarta persona, que se incorporó a los trabajos de la ACV en 1987, fue -siempre según versión de la Crida- Jordi Sánchez, líder del grupo y destinatario de parte de la subvención entregada por la Generalitat a la ACV, el 5 de abril de este año. Tras esta incorporación de Sánchez, que el pasado viernes reconoció a este diario su colaboración "profesional" con la asociación, cinco de los seis componentes del aparato organizativo de la ACV pertenecían a la Crida.

Jordi Sánchez recibió aquel dinero como apoderado de una cuenta corriente de la Crida en una sucursal de la Caixa de Barcelona en Sant Celoni, donde el pasado día 11 de abril fue transferida parte de una súbvención oficial entregada seis días antes a Ana María Galán en su calidad de presidenta de la ACV. Aquel envío de 350.000 pesetas y otro de 400.000 recibido en otra cuenta de la Crida en Barcelona, fueron justificados a este diario por la CYida como una ayuda "desinteresada de la ACV a nuestra causa" y el sábado contradijeron esta versión en una.rueda de Prensa selectiva, afirmando que se trataba de la devolución de un préstamo de 750.000 pesetas concedido a la ACV por la Crida.

El presidente de la Generafitat, Jordi Pujol, declaró el sábado en Vallromanes sobre este tema que un error en una subvención oficial le podía suceder a .cualquier ayuntamiento de tercera". Raimon Obiols, candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat, se quejó ayer de esa comparación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de mayo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50