Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Polonia necesita a Solidaridad

Washington

El sindicato Solidaridad luchó valientemente, pero perdió en las huelgas de Polonia. Los trabajadores forzaron la marcha en algunas fábricas contra el mejor criterio de los más experimentados líderes del movimiento. Las autoridades aislaron las factorías en huelga.La fuerza utilizada para hacer quebrar la huelga en una fábrica parece haber hecho vacilar a la mayoría de los trabajadores que se mantuvieron durante más tiempo, los de los astilleros Lenin, de Lech Walesa.

El país no explotó, lo que es siempre una posibilidad en Polonia. La confianza del Kremlin en JaruzeIski, como alguien que puede seguir manteniendo el orden del más volátil cliente de Estado de la Unión Soviética, está intacta. Pero son logros negativos y, dejan al Gobierno incapaz para sacar al país de la crisis.

Los trabajadores se manifestaron en primera instancia contra el incremento de los precios, lo que resulta decisivo para la reforma del Gobierno. Las huelgas no hicieron que Solidaridad fuera legalizado de nuevo, pero sí forzaron al Gobierno a hacer unos aumentos compensatorios de salarios. Habiendo fracasado desde el principio, el general Jaruzelski está promoviendo futuros intentos para controlar la economía desde abajo.

Imaginemos, por ejemplo, que el Gobierno intentara ahora liquidar los astilleros Lenin. Sin el sindicato Solidaridad, Polonia no tiene futuro.

, 13 de mayo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1988