Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos estatales cumplen su compromiso de suscribir el acuerdo vasco contra la violencia

, La mayoría de los partidos políticos con representación parlamentaria cumplieron ayer su compromiso de ratificar el acuerdo al que llegaron las fuerzas vascas para la normalización y pacificación de Euskadi el pasado mes de enero. Con ello se reafirma la unidad de los partidos democráticos frente a la violencia, según expresaron todos los firmantes. La ausencia de partidos regionalistas y de Eusko Alkartasuna fue minimizada por los firmantes, que fueron el PSOE, AP, CDS, Convergència i Unió, PNV, PCE, PSUC, Democracia Cristiana, Euskadiko Ezkerra, Coalición Gallega y Agrupación Independiente Canaria.

El secretario de organización del PSOE, Txiki Benegas, hizo ayer su interpretación respecto de las ausencias de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Partido Aragonés Regionalista y Unión Valenciana: "Estos partidos tienen un pacto para ir juntos a las próximas elecciones europeas, y ello ha sido el condicionante para no firmar". Según Benegas, UPN no ha sido invitada a participar en esta ratificación, ya que no estuvo en el primer acuerdo de Madrid. Otro de los ausentes fue Eusko Alkartasuna, que aunque sí suscribió el acuerdo de Ajuria Enea no estuvo presente el pasado enero en el primer acto de consenso de Madrid frente a la violencia. El PL tampoco estuvo ayer, también por las referencias que se hacen a Navarra.Fue en ese mes de noviembre cuando por primera vez los partidos con representación parlamentaria, impulsados por el atentado de ETA contra Hipercor, firmaron un pacto de rechazo al terrorismo y se comprometieron a suscribir los acuerdos a los que llegaran los partidos vascos. Éstos firmaron su propio acuerdo en enero, convocados por el lehendakari, José Antonio Ardanza, y casi cuatro meses después los partidos estatales han cumplido su compromiso no sin que el PNV y el propio Ardanza denunciaran días pasado la situación de "bloqueo".

El clima de ayer fue de extremada cordialidad. A las once de la mañana se reunieron en una sala del Congreso los firmantes del acuerdo, y después de una hora de encuentro a puerta cerrada y de una forma un tanto desorganizada realizaron declaraciones de forma separada. Como quiera que la referencia a Navarra había sido utilizada como argumento por partidos no firmantes, los presentes en el acto pusieron especial énfasis en ese apartado.

El líder socialista consideró que necesariamente había que hablar en ese texto de Navarra. "Hay una organización terrorista que se plantea pura y llana mente la anexión de Navarra por la fuerza. Por ello el texto es intachable y de una delicadeza exquisita; no es más que la posición de: la libertad frente a los que utilizan la violencia". Aun así, Democracia Cristiana y AP, aunque se mostraron satisfechas del pacto, quisieron establecer "una reserva" hacia el futuro de Navarra, que prácticamente es lo mismo que dice el texto, esto es, que el destino de esa comunidad sólo le compete a ella. Otros participantes interpretan que estos partidos tenían que hacer esta salvedad ante sus organizaciones en Navarra.

Los políticos firmantes fueron Txiki Benegas (PSOE), Alberto Ruiz Gallardón (AP), José Ramón Caso (CDS), Miquel Roca (CDC), Antoni Durán i Lleida (UDC), Maki Anasagasti (PNV), Juan María Bandrés (EE), Julio Anguita (PCE), Ramón Espasa (PSUC) -no estuvo el PCPE de Ignacio Gallego-, Javier Rupérez (DC), Xenén Bernárdez (CG) e Isidoro Sánchez (AIC).

Caso destacó de este acuerdo que todos los partidos muestren su apoyo a las mesas constitucionales y se rechace cualquier otro método. Para Bandrés y para Benegas los demócratas cierran filas con este apoyo y dicen a los que apoyan la violencia que "se han quedado solos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1988

Más información

  • Los firmantes critican las ausencias de los regionalistas