Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El volumen de contratación en Wall Street sigue bajo mínimos

, La Bolsa de Nueva York permanecía a media sesión con pérdidas en torno a los 15 puntos, presionada a la baja por algunas ventas relacionadas con los arbitrajes en los mercados de futuros.

Por otra parte, el volumen de contratación era muy reducido con lo cual hacían falta relativamente pocas órdenes vendedoras para empujar al índice a la baja. En definitiva, la situación era la misma que el miércoles y el martes con los operadores a la expectativa de la publicación de la tasa de desempleo. Un nuevo descenso de dicha tasa, como señala Shearson Lehman Hutton, daría la señal para una nueva caída de los bonos y posiblemente un endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal.

La situación se repetía en los mercados de renta fija que no se vieron alterados por el anuncio en la cantidad a refinanciar por el Tesoro, ya que las cifras cayeron dentro de lo esperado.

A pesar de todo y a partir de media sesión las cotizaciones mejoraron ligeramente gracias a la inesperada inyección de liquidez al sistema por parte del FED de reservas, lo cual empujó a la baja el tipo de los fondos federales e indujo a los operadores a mostrarse algo más optimistas. Puede que independientemente de cómo salga la cifra del desempleo no se produzcan cambios en la estrategia monetaria. La rentabilidad de los bonos a 30 años descendió hasta el 9,09%.

El dólar por otra parte se mantuvo firme frente a las principales divisas como resultado del cierre de posiciones en anticipación de las cifras del desempleo. Frente al marco, el dólar se situaba en 167,85 y frente al yen en 124,60. El dólar australiano descendió víctima de las realizaciones de beneficio.

En la Bolsa de Londres el índice Financial Times se mantenía con leves bajas a pesar de la caída de 16 puntos en Wall Street. Los operadores argumentaban que la ausencia de noticias aportaba pocos incentivos que movieran las cotizaciones en un sentido u otro.

En Francfort, la bolsa registró importantes pérdidas, aunque también con moderado volumen de contratación a causa de un renovado pesimismo con relación al dólar y los tipos de interés.

Las perspectivas positivas para la economía alemana fueron ignoradas por la bolsa. Las noticias de que el Bundesbank decidió mantener la política crediticia invariable tras su reunión periódica, no sirvieron para diluir las especulaciones de que los tipos de interés no tardarían en subir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 1988