Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AP pide la presencia de Boyer y de Feo en la comisión de influencias

, Alianza Popular (AP) pedirá hoy la comparecencia en la comisión de tráfico de influencias del Congreso del ex ministro de Economía Miguel Boyer- del alcalde de Sevilla, Manuel del Valle-, del presidente del Consejo de Seguridad Nuclear, Donato Fuejo; del ex ministro de Industria Joan Mayó; del ex director general de RTVE José María Calviño; del ex presidente de la Junta de Andalucía Rafael Escuredo y del ex secretario de la Presidencia Julio Feo. Con esta acción, AP decide tomar la iniciativa y evitar "que se extienda una cortina de humo sobre la comisión", informaron fuentes aliancistas.

Una segunda iniciativa será la presentación de una proposición de ley por la que se endurecen notablemente las incompatibilidades de altos cargos.

Un equipo de personas de AP trabaja desde hace varias semanas en la elaboración de la lista de cargos públicos "sobre los que existen indicios de haber utilizado sus puestos para beneficiarse en sus actividades privadas" según informaron estas fuentes., Asimismo se ha producido un intenso debate en la dirección de AP sobre las consecuencias, políticas que les podría acarrear esta inciativa. Los portavoces consultados reconocen que existe el temor de que su propuesta se interprete "dentro de lo que Alfonso Guerra llama vendaval antidemocrático".

Finalmente, el presidente de AP, Antonio Hernández Mancha, autorizó ayer a que se llevara a la práctica esta inciativa. La comisión de tráfico de influencias está convocada oficialmente para el próximo martes.

Las peticiones de comparecencias, según acordó la comisión en su última reunión, deben estar fundamentadas, por lo que detrás de cada nombre hay una justificación de las actividades de cada uno de ellos sobre las que AP considera que deben darse explicaciones. No obstante, el PSOE, al contar con la mayoría, puede votar en contra de que se produzcan esas comparecencias. Los portavoces informantes reconocen que las actividades de las personas sobre las que se pretende investigar son legítimas, dado que no hay leyes que las impidan. "Pretendemos evitar que en el futuro sigan siendo legales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de mayo de 1988