Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álvarez Stelling aumenta hasta el 90% su participación en el Banco Castro

José Álvarez Stelling, el magnate venezolano vinculado a distintas sociedades de inversión, ha pasado a controlar más del 90% del capital del antiguo Banco Perfecto Castro Canosa. El restante 10% permanece en manos de los socios históricos del "banco más pequeño de España" vinculados a la familia Castro-Rial. Además, el consejo de administración del Castro, reunido anteayer, aprobó el cambio del tradicional nombre de la entidad, que pasará a denominarse Nuevo Banco Consolidado de España.José Luis Perona, que ha pilotado el proceso de saneamiento del pequeño banco gallego, ha solicitado ante el mismo consejo ser relevado en su cargo de presidente. Perona, se incorporará al staff ejecutivo de un consorcio financiero internacional constituído recientemente. Según los datos facilitados al consejo, el antiguo Banco Castro experimentó un incremento de actividades de más del 60% en 1987 y presenta hoy en día resultados positivos.

La junta general de la entidad, celebrada el pasado 21 de marzo, aprobó una operación acordeón iniciada con la reducción del capital para absorber las pérdidas acumuladas durante los últimos ejercicios. La posterior ampliación coloca el capital del banco en 810 millones de pesetas, dando a Álvarez Stelling una participación de más del 90%.

De Corcubión a Madrid

Dentro del proceso de expansión proyectado por el Nuevo Banco Consolidado al calor de la liberalización del negocio bancario figura el traslado de la sede social del Castro desde el municipio de Corcubión, en las Rías Altas, a un edificio situado el la esquina de las calles Velázquez y Lista, en Madrid. La entidad iniciará actividades en nuevas áreas del sector financiero, sin abandonar el sector de banca al por menor.La toma de control del Banco Castro por parte de sus socios venezolanos ha sido uno de los movimientos efectuados con más reserva en el mundo financiero; hasta el punto de haber sido ignorado en el Banco de España.

El desembarco en el banco del acaudalado inversor venezolano, adjudicatario en su día de la malograda compra de las bodegas Williams & Humbert- se realizó a través de sus financieras Rimini Holdings Ltd., radicada en Gran Bretaña, y la española Álvarez Stelling Investment (Astinvest). El paquete iniciabnente adquirido -el 55% del capital -supuso un desembolso de unos 400 millones de pesetas.

La entrada de Álvarez Stelling produjo discrepancias con los tradicionales accionistas del banco -la familia Castro Rial, junto a Domingo Álvarez-Arenas, José Luis Páramo y Agrícola Financiera SA- en relación con la estrategia de saneamiento iniciada con una ampliación de capital aprobada en marzo del año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de mayo de 1988