Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

'Chuka', un "western" para ver

El paisaje cinematográfico de hoy presenta una dispersión notable en temas, estilos y resultados; no hay en él ninguna película de las que rápidamente bautizamos como geniales, pero sí dos títulos muy a tener en cuenta, dos títulos de notable interés: uno de ellos llamado Chuka; el otro, precisamente Dos.Chuka es un western realizado por Gordon Dougías en 1967, con Rod Taylor y Luciana Paluzzi de guapos y Ernest Borgnine, John Mills, James Whitmore v Louis Hayward componiendo un sólido reparto de caracteres. Chuka servirá para reivindicar la figura importante de Douglas, a quien a menudo se despacha con un raudo artesano, pero que en realidad ha demostrado a lo largo de su no menos larga filinografia poseer, además de esa cua1¡dad nada desdeñable de la artesanía, un vigor inusitado, una rabiosa capacidad para perFilar psicologías en un par de rápidos trazos, virtudes infrecuentes en el sendero ele la sene 13, donde Douglas ha dado piezas como Quince balaf o Emboscada, o sus dos películas más alabadas por la crí!ica, La humanidad en peligro Río Conchos.

Chuka se emite a las 16

05. Match en el infierno, a las 0.55. Dos, a las 4.55. Noche salvaje, a las 7.30. Todas ellas por TV E 1.

(,huka 11cgó algo más tarde. Llegó en un momento en que Douglas parecía hacer el salto de la E a la A, que a veces., y nosólo en el abecedario, es un salto atrás, con películas como El detective, Hampa dorada y La mujer de cemento, que a la postre han quedado como varios de los ffimes policiacos más carism áticos de la década de los sesenta. Con Chuka puede pasar lo mismo: es un western característico del momento. El momento, recordémoslo, era el del principio de una cierta decadencia, el éxito de las fórmulas europeas y la eclosión de la violencia explícita, terreno en el que brilló sobremanera Peckinpah. Chuka es también un western violento. Narra el acoso de los indios a un fuerte y la presión psicológica que ello ejerce en los personajes, sometidos, en su situación límite, a una expulsión de los más recónditos fuegos del carácter.

Dos, por su parte, es también una película atípica. Podríamos decir un filme experimental perpetrado por el siempre inconformista e investigador de formas y dialécticas Alvaro del Amo, que con esta obra debutaba, en 1980, en el largometraje tras años de mucho movimiento en el corto. Dos es una calculada, hermética y reflexiva intromisión en el mundo de la pareja y la multiplicidad de identidades que pueden surgir en su relación. Un filme difícil este Dos, por supuesto.

El resto de la programación lo componen Match en el infierno, una película de Zoltan Fabri -el realizador húngaro de quien por acá vimos su notable Húngarossobre un tema que prácticamente es el mismo que abordaría John Huston en Evasión o victoria: un partido de fútbol entre nazis y prisioneros húngaros de un campo de concentración; Noche salvaje, un filme de acción de serie B con Virginia Mayo como máximo reclamo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 1988

Más información

  • CINE EN T. V. E