Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

De las barricadas, a la "tercera vía"

El secretario general del Frente Nacional afirma que, se trata de "un movimiento popular sin una ideología particular"

A la hora de las barricadas, en 1968, Jean-Pierre Stirbois cumplía el servicio militar y ya pensaba en una "tercera vía" que iba a cuajar en el Frente Nacional (FN), con su hombre carismático: Jean Marie Le Pen. Hoy, 20 años después, el efecto Le Pen estalló en el escrutinio de las elecciones presidenciales del pasado domingo al conseguir el 15% del electorado. Stirbois es el secretario general del Frente Nacional y explica las orientaciones y objetivos de un movimiento que algunos califican de extrema derecha, de fascista, pero que ha sido avalado por el sufragio universal.

ENVIADO ESPECIAL, Pregunta. ¿Qué es el FN y cuál es su ideología?.Respuesta. El FN tiene por referencia la nación; privilegia todo lo que es nacional: el empleo, el alojamiento y demás sectores. Es un movimiento nacional y popular, y no nos asimilamos a una ideología particular; defendemos lo francés antes que nada, y esto nos diferencia de los otros partidos.

P. ¿Y Europa?.

R. Privilegiamos lo francés y a continuación lo europeo. Europa es una entidad, pero hall patrias; por ello deseamos la Europa de las patrias; tiene que haber una cierta unidad política, una defensa europea para del`éndernos frente a la Uálón Soviética, y, por fin, una Europa económica.

P. ¿Cuál es la aspiración rnayor del FN?

R. El poder, naturalmente. Le Pen es el no conformista, "el perturbador", como le califican, algunos periódicos. Su primera acción al llegar a la presidencia de la República consistiría en modificar la Constitución para que sea el pueblo quien gobierne por referéndum en todo aquello que es esencial, como la pena de muerte, la fiscalidad, la inmigración extraeuropea, etcétera. Tenemos un programa y hombres para gobernar Francia.

P. ¿Aceptan las reglas de la democracia formal?

R. Absolutamente, y le diría que somos los que defendemos más la democracia; por eso hemos denunciando el absentismo en la Asamblea Nacional.

P. ¿Como definiría a un mil¡tante del FN?

R. Es el que siente pasión por Francia, el que privilegia la Francia francesa, la Francia patriota, la Francia del terroir et le clocher, la Francia fraternal, pero empezando por los suyos.

P. Usted dijo ayer que su terreno abonado es la crisis. ¿Qué quiso decir?

R. Yo no he dicho eso; es un dirigente de izquierdas quien ha dicho que la crisis favorece al FN y que llegaríamos al 25% en esa situación; pues bien, ya estamos en tiempo de crisis y llegaremos a ese porcentaje por etapas.

P. ¿Puede hablar de condiciones para aliarse con Chirac?

R. Nosotros no pedimos en esta ocasión; simplemente, escuchamos lo que dice sobre la preferencia nacional, sobre la defensa de la identidad reformando el código de la nacionalidad, y sobre la garantía de representación del FN.

Ovación al general Salan

P. ¿Qué quiere decir la ovación del otro día, en una reunión de ustedes, a un retrato gigante del general Salan?R. Es un recuerdo histórico, porque en una época defendió ciertos valores y fue traicionado; pero este hecho es secundario.

P. Hay quien piensa que el FN existe, sobre todo, a causa de la cuestión de la independencia de Argelia.

R. Aquel fue un problema que trascendió la extrema derecha; pero es cierto que hoy los pied noir votan por Le Pen; algún revanchismo aún se manifiesta.

P. A usted se le considera como un hombre de extrema derecha.

R. No me molesta en absoluto que lo digan, porque no lo soy.

P. También son calificados ustedes de nazis.

R. El nazismo, hoy, no existe; además, nosotros somos exactamente lo contrario: el nazismo era el totalitarismo, y nosotros somos el autoritarismo; el nazismo primaba el Estado, al que nosotros sólo le dejamos la diplomacia, la defensa, el ejército y la justicia.

P. ¿Cuáles son sus relaciones con Blas Piñar?

R. Existe una cierta simpatía por su sentido agudo de la defensa de los valores tradicionales. Pero el franquismo fue lo que fue en España, y el fascismo fue lo que fue en Italia. No todo es absolutamente bueno o malo; si hay un 5% bueno en algo, pues lo tomamos.

P. ¿Cómo ven ustedes la cuestión vasca?

R. Estamos de acuerdo con la política de Charles Pasqua.

P. Al modificar la Constitución, ¿suprimirían el artículo 16, que le da todos los poderes al presidente de la República?

R. De eso aún no se ha hablado.

P. ¿Quién va a ganar el próximo día 8 y cuáles son sus preferencias?

R. Todos los observadores serios dicen que ganará Mitterrand; yo no tengo preferencias, salvo que Chirac me convenza en los últimos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 1988