Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Habitantes de las marismas

Doñana, nuestro hermoso parque nacional, sigue estando una vez más de triste actualidad. En esta ocasión no por sus problemas internos, sino por las agresiones que en sus mismas puertas sufren sus aves.Por las noticias que tenemos, y a pesar de que los datos son difícilmente contrastables, se podría calcular entre 20.000 y 25.000 el número de ánsares o gansos grises muertos a tiros en el área que rodea Doñana durante el período de caza que acaba de finalizar.

Estas aves llegan a Doñana en el mes de octubre y ya en diciembre suman más de 80.000 individuos, según los datos de la temporada 1985-1986. Esta cantidad significa, para entendernos, el 80% de los ánsares comunes de toda Europa. Vienen de Nortuga, Suecia, Dinamarca, Finlandia, las dos Alemanias, Polonia y Checoslovaquia. En estos países pasan estas aves más de seis meses dedicadas a la cría, por lo que están muy protegidas.

Este invierno, de abundantes precipitaciones, parece haber favorecido una amplia dispersión de estos gansos, lo que ha facilitado su captura en todos las zonas encharcadas que bordean las marismas de Doñana a uno y otro lado del río. Hay quien afirma que pueden haber muerto diaramente, durante la época de cacerías, un promedio de 500 ejemplares: una matanza en regla. A pesar de ello, el IARA -organismo andaluz para la reforma agraria y también para la caza- apenas ha puesto trabas. Si resultaba difícil prohibir la caza de estas aves, bien podría haberla restringido, aumentando el tiempo de veda, acotando los espacios o limitando los días de la semana legales para cazar.

Muchos cazadores saben que en pocas horas una pequeña cuadrilla ha podido abatir sin esfuerzo dos centenares de estas aves. Saben también que hay quien ha hecho negocio con la carne de los ánsares, que se ha vendido a razón de 1.000 a 1.500 pesetas la unidad. Saben o deberían saber -y con ellos el IARA- que de seguir así la población de ánsares europeos entrará en un franco proceso de recesión, hasta que llegue quizá a engrosar la ya larga lista de especies en peligro.-

y 8 firmas más.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción