Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Barcelona pide "paz y tranquilidad" a la oposición

El presidente del Barcelona, Josep Lluís Núñez, pidió ayer "paz y tranquilidad" a todos los barcelonistas, "sin excepción", ante el dificil momento del club. Sus declaraciones se dirigían a la oposición, que ha iniciado una ofensiva para que dimita.Los asesores de Núñez han creído conveniente que éste realizara unas declaraciones en un tono más conciliador que el de su tradicional mensaje navideño. El 30 de diciembre de 1987, Núñez explicaba a sus socios que negaba cualquier credibilidad a la oposición y aseguraba que "dimitir sería un escarnio a la democracia". Ayer, por el contrario, manifestó: "Siempre he demostrado mi profundo respeto a opiniones vertidas por personas o grupos por creer que éste es el limpio juego de la democracia".

Núñez muestra su preocupación por "el abanico de declaraciones y contradeclaraciones, afirmaciones y desmentidos, que no aportan nada positivo ( ... ). Este nerviosismo, esta prisa desmedida de personas o grupos, no sirven más que para crear un clima de crispación al que no pueden ser ajenos ni los jugadores ni los técnicos y que perjudica su rendimiento". El presidente preguntó: "¿Sería mucho pedir a todos, sin excepción, un poco de paz y tranquilidad?". "Entiendo", añadió, "que se celebren reuniones y se intenten dar ideas. Pero, por favor, ahora hay que respaldar a nuestros jugadores con todas las f`uerzas".

Pese a que Núñez aseguró que la oposición no le desmoralizará, personas de su entorno estiman que está muy nervioso por la táctica adoptada por aquélla -ha dejado de emitir comunicados y comienza a filtrar informaciones a determinados medios de comunicación- y la actitud de algunos de sus directivos, que están empezando a desmarcarse de él y a criticarle.

Una transición

El Grup d'Opinió Barcelonista (GOB), la oposición más fuerte, cree que Núñez prepara una operación de transición "al estilo de la de UCD" en la que estarían involucrados hombres como Antoni Negre, presidente de la comisión económica y estatutaria del club, que ha desmentido cualquier vinculación al GOB. "El socio quiere el cambio, no una transición", equivalente a "los mismos perros con diferentes collares", manifestó una fuente del GOB, que respondió así a Núñez: "Celebramos que se haya apuntado a la democracia, pero nos gustaría saber cuáles son sus planes para arreglar este drarna".Los acontecimientos inquietan a la plantilla. Víctor, en el diario El Día, de Zaragoza, dijo ayer: "El Barga ha alcanzado su máximo nivel de incompetencia". Schuster, que no recuerda "otro año peor", comentó: "Nunca más ficharé por un club caótico". Luis Aragonés, el técnico, confesó desconocer el viaje del vicepresidente Nicolau Casaus a Holanda, donde se especula con el fichaje de Johan Cruyff como entrenador si se arregla el asunto de la deuda de 22 millones contraída con Banca Catalana para pagar sus impuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1988