Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sindicato de pilotos de Iberia desconvoca la huelga que tenía previsto realizar hoy y los días 23 y 25

El Sindicato Español Pilotos de líneas Aéreas (SEPLA) desconvocó ayer, a primera hora de la noche, las tres jornadas de huelga que tenía previsto realizar y que habrían supuesto hoy la cancelación de 146 vuelos, lo que supondría unas pérdidas de unos 200 millones de pesetas por día, según la valoración previa realizada por la propia compañía. El SEPLA había convocado tres días de paro, hoy y los próximos 23 y 25 de este mes. Las medidas de presión se convocaron para que la empresa asignara los períodos de vacaciones. La desconvocatoria se produce porque Iberia ha aceptado sentarse a la mesa de negociaciones

La desconvocatoria de la huelga de pilotos iba a afectar a varios vuelos que habían anunciado su cancelación, estando previsto que la situación se normalice a lo largo del día. Según fuentes de la dirección de la compañía, la desconvocatoria se ha producido simplemente tras el compromiso de la empresa de sentarse a negociar los capítulos del convenio entre los que figura el régimen de trabajo y descansos.De los vuelos que iban a ser anulados, 26 correspondían al puente aéreo Madrid-Barcelona, 52 afectaban al -servicio entre distintas ciudades españolas, 66 correspondían a vuelos europeos y uno al servicio Madrid-Nueva York, ida y vuelta. Los vuelos entre la península y los archipiélagos canario y balear, así como los interinsulares, estaban garantizados en su servicio habitual, de acuerdo con el esquema de servicios mínimos establecido por Transportes.

Igualmente, se garantizaban los vuelos de correos y mercancías perecederas, además del 50% de los vuelos regulares programados directamente entre ciudades españolas peninsulares. En relación con los vuelos internacionales, Iberia garantizaba el servicio en todos aquellos trayectos que no fueran cubiertos por otra línea.

Descansos

El nuevo incidente en el folletín en el que se desenvuelven tradicionalmente las relaciones entre la empresa y el colectivo de pilotos encuadrado en el SEPLA tiene su origen en las retribuciones a pagar por la empresa por el incumplimiento en los convenios sobre períodos de descanso para pilotos decretado por la Magistratura del Trabajo en diciembre de 1984, lo que obliga a desembolsar fuertes sumas de dinero dadas las dificultades para cumplir la normativa antes de 1989.

"Ante la imposibilidad de cumplimiento con carácter inmediato de este mandato judicial", señalaba un comunicado emitido ayer por Iberia, "y dado que la aplicación de esta sentencia requeriría un mayor número de pilotos para cumplir el mismo programa, se mantuvieron numerosas reuniones con el SEPLA para estudiar y negociar fórmulas que permitieran la viabilidad de la compañía y la prestación del servicio a los usuarios. Como resultado de este proceso negociador", añadía la nota, "la compañía acordó con el SEPLA la contratación de 166 nuevos pilotos durante el período 1987-1989 y la compensación económica por la cesión de días libres durante el período señalado". De acuerdo con la versión de la compañía, que no ha podido ser contrastada ante la ausencia de interlocutores en el SEPLA, en el curso del año pasado se han contratado 84 nuevos pilotos y este año se prevé la contratación de otros 80.

Por otra parte, la federación de transportes de UGT emitió, antes de conocerse la desconvocatoria, un duro comunicado en el que acusaba a Iberia de acceder al pago de un "chantaje anual" al colectivo de pilotos.

De acuerdo con la interpretación de la central sindical, la actual situación "no es sino el resultado de los pactos secretos entre el SEPLA e Iberia, que ampliaban la obligación de los descansos hasta el punto de hacer imposible su cumplimiento, logrando que les sean abonados". UGT ha reclamado transparencia en la negociación y denuncia que los pilotos han recibido 4.000 millones de pesetas en concepto de descansos no disfrutados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de enero de 1988

Más información

  • UGT acusa a la compañía aérea de ceder ante el "chantaje" del SEPLA