Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bidones tóxicos esperan en el puerto de Morás

Los bidones de productos tóxicos y altamente peligrosos retirados del mercante Cason se hallaban en la tarde de ayer, a la espera de ser embarcados, en el puerto de Morás, al norte de la provincia de Lugo, adonde fueron trasladados de madrugada desde el campamento militar de Parga. En esta instalación se hallaban desde la tarde del viernes tras permanecer, por la oposición vecinal, más de 13 horas inmovilizados en la carretera N-VI, de Madrid a La Coruña.El convoy, formado por tres camiones de gran tonelaje que transportaban los bidones que contienen otocresol y fermaldeido -dos de las sustancias más peligrosas que transportaba el mercante panameño siniestrado-, abandonó el campamento militar de Parga, donde se hallaba custodiado por fuerzas de la Guardia Civil, a las cuatro de la madrugada del sábado, con dirección al puerto de la factoría de Alúmina-Aluminio de San Ciprián para su embarque. No obstante, la negativa del comité de erripresa de la factoría obligó a que fuesen trasladados a las inmediaciones del puerto de Morás, en el municipio de Xove, donde permanecieron todo el día de ayer a la espera de que llegase el mercante que los traslade fuera de Galicia.

Si la llegada del convoy a la provincia lucense originó una fuerte oposición de los vecinos próximos al campamento militar de Parga, que consiguieron inmovilizarlo, también vecinos de toda la costa se manifestaron y concentraron para exigir la urgente retirada de los productos tóxicos. Más de 400 personas se reunieron ayer en las inmediaciones del puerto para exigir su inmediato traslado.

A mediodía de ayer unas 1.500 personas se concentraron ante el Gobierno Civil de Lugo para protestar por la presencia de los productos tóxicos y pidiendo las dimisiones del delegado del Gobierno en Galicia, Domingo García Sabell, y del gobernador lucense, Juan Manuel Iglesias Rivera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de diciembre de 1987